En el 2013 se reportaron 71 feminicidios en BC; gobierno del estado incumple con protección de mujeres: ONGs

En el 2013 se reportaron 71 feminicidios en BC; gobierno del estado incumple con protección de mujeres: ONGs Por: Redacción / Sinembargo – diciembre 16 de 2013 – 22:30 Destacadas, México, TIEMPO REAL, Último minuto – Sin comentarios

En los últimos tres años, suman 225 las mujeres asesinadas en Baja California, víctimas apuñaladas, decapitadas, incineradas que han terminado sus vidas flotando en los canales de la periferia de las ciudades. Mientras, el gobierno del Estado ha decidido dejar pendiente su deber de poner en funcionamiento el Sistema Estatal para la Prevención, Sanción y Erradicación de la Violencia hacia las Mujeres, obligación que le fue marcada por Ley desde 2008. ONGs propone reeducar a los hombres

Por Sergio Haro Cordero  y Rosario Mosso Castro Ciudad de México, 16 de diciembre (SinEmbargo/Zeta).–

La mañana del viernes 15 de noviembre de 2013,  agentes de la Policía Municipal percibieron una estela de humo negro que salía de una construcción derruida en el conjunto habitacional Los Viñedos, en Los Santorales, al Poniente de Mexicali. Al acercarse, vieron que llamas de más de medio metro  salían de un cuerpo humano en combustión. Entre el fuego se distinguían las dos manos y una parte del pie izquierdo. Era el cuerpo de una mujer. Al día siguiente, las crónicas periodísticas reseñaban que había sido violada y quemada viva. Ambas afirmaciones fueron refutadas por científicos del Gobierno del Estado. De acuerdo al reporte del Servicio Médico Forense, la víctima presentaba quemaduras de cuarto grado en el 100 por ciento del cuerpo, por lo que fue difícil de identificar. “Las quemaduras eran post mortales, primero la asesinaron y luego la quemaron, tenía una herida punzocortante que llegaba al corazón”, explicó el titular de SEMEFO, Francisco Acuña Campa, quien aclaró que no es fácil encontrar en una persona calcinada rasgos de violación.

Los restos del cuerpo quedaron en las instalaciones del Servicio Forense. El 19 de noviembre, un hombre se acercó a las oficinas del SEMEFO, pero no entró. Abordó a una de las empleadas afuera para preguntarle si estaba el cuerpo de una mujer quemada. Al obtener la respuesta afirmativa, se retiró. Seis días después el hombre fue detenido. Se trata de José Miguel, a quien apodan “El Enano” -la Ley protege su identidad- y era pareja sentimental de quien resultó ser Ana Luisa Hernández Hinojosa, originaria de Ciudad Juárez, Chihuahua, y relacionada con su agresor desde hace cinco años, con una historia de recurrente maltrato.

De acuerdo a Cristian Colosio Lule, coordinador de la Unidad de Homicidios Violentos de la Procuraduría estatal, desde que se implementó el Nuevo Sistema de Justicia Penal -11 de agosto de 2010- a la fecha, se han cometido 55 asesinatos contra mujeres en Mexicali; 19 en lo que va de 2013. Colosio calculó que cerca del 70 por ciento de los expedientes, son procesos “judicializados”, asuntos que llegaron al Juzgado, en algunos casos con detenido o identificado el presunto responsable.

En el 30% restante, sigue la investigación, la integración de elementos en el expediente. “En la mayoría de los casos, se trata de temas pasionales”, aseguró el funcionario. La larga lista incluye mujeres descuartizadas, decapitadas, violadas, torturadas, arrojadas a canales de riego -sobre todo en la parte Poniente de Mexicali-. En varios asesinatos, se ha tratado de sexoservidoras.

MUCHAS MUERTAS

Conforme a los archivos de la Procuraduría General de Justicia del Estado, del 1 de enero de 2008 al 4 de diciembre de 2013, 231 mujeres han sido asesinadas en Baja California; 123 en Tijuana, 52 en Mexicali, 16 en Rosarito; 6 en Tecate, 34 en Ensenada. 71 de esos homicidios han ocurrido en 2013: 35 en Tijuana, 19 en Mexicali, 7 en Rosarito, 8 en Ensenada y 2 en Tecate.

Del total de expedientes, el 42% está resuelto con el presunto responsable detenido. Ensenada tiene la mayor efectividad, con el 59% de los expedientes integrados; le sigue Mexicali, con el 50%; Tijuana, 36%; y Rosarito, con 25%. De acuerdo a datos aportados por el coordinador de la Unidad de Homicidios Violentos en el NSJP, de agosto a diciembre de 2010 se presentaron tres casos de mujeres asesinadas.

En 2011 se registraron15 asesinatos, 18 en 2012 y 19 hasta la primera semana de diciembre de 2013. En lo que respecta a 2010, dos de los tres eventos están ya “judicializados”, lo que significa que ya se pidió la orden de aprehensión,  una está pendiente y otro detenido. De los 15 homicidios de 2011, ocho se catalogan como “resueltos”, hay siete presuntos responsables detenidos, y los siete restantes siguen en investigación.

De este año hay siete detenidos. En cuanto a los 18 asesinatos de 2012, hay nueve “resueltos”, con cinco detenidos. Los nueve restantes continúan bajo investigación. De acuerdo a Colosio Lule,  seis de los 19 asesinatos de mujeres se consideran “resueltos”, con tres detenidos, y el resto aún en investigación. Reiteró que el 70% ha tenido motivos pasionales. “No están tanto aún relacionados con el tema de feminicidios, pero sí son eventos en los cuales la víctima ha sido una mujer”, refiere el investigador, aceptando que en algunos de los casos ha habido droga de por medio.

También han encontrado temas como narcomenudeo o delincuencia organizada, pero en menor proporción. En el caso de sexoservidoras, indica que tienen  un caso de 2013 ya catalogado como resuelto, y otros dos, de 2010 y de 2011, aún en investigación, pero aclara que -sin descartar un posible serial-, en ambos incidentes no hay elementos que apunten a homicidios por cuestión  de género o relacionados con el sexo servicio. “Son casos que se derivó en el momento, la droga, otros factores, pero no propiamente los relacionados con el tema de feminicidios”, afirmó. “Si vamos a un porcentaje, tenemos aproximado del 50 por ciento en efectividad”, sostiene el investigador estatal en relación a los casos de inicio y los judicializados.

En Tijuana, la incidencia de hombres que asesinan mujeres, es más alta. Asesinada en la Colonia Castillo. Foto: Zeta.   Durante 2011, 48 mujeres muertas en 47 averiguaciones, un doble asesinato, 20 fueron resueltas y 27 se encuentran en integración. “Traemos líneas en algunas, pero no hay elementos suficientes. De las 20 resueltas, 13 están relacionadas con narcomenudeo y siete tienen que ver con violencia intrafamiliar o delitos pasionales”. En 2012, las mujeres asesinadas sumaron 40 y se abrieron 39 averiguaciones previas, 15 están resueltas (11 relacionadas con narcomenudeo) y 24 pendientes de resolución. “En algunas tenemos presuntos responsables y línea de investigaciones, pero no ha sido localizado el detenido para ver qué elementos nos aportan, pero en muchas de ellas, particularmente en las pasionales, traemos el dato de un presunto responsable, aunque no tenemos señalamientos directos” explicó Miguel Guerrero. Hasta el 5 de diciembre de 2013, el registro era de 35 averiguaciones previas iniciadas por asesinatos de féminas, seis están resueltas (cuatro relacionadas con narcomenudeo), 28 en trámite, tres se remitieron a secuestros por estar relacionadas con privaciones, y 15 con narcomenudeo.

— ¿Cuál es el móvil principal móvil que han detectado?, se le preguntó al coordinador de Homicidios. “El pasional, en segundo el narcomenudeo, y después secuestro y otros”. —

¿En los homicidios de mujeres existen antecedentes de violencia intrafamiliar? “En la mayoría, nos aparece que existió maltrato con anterioridad, sobre todo en el caso de los concubinatos, el 70 u 80 por ciento de estos casos son concubinatos”. —

 ¿Maltrato denunciado? “En la mayoría no hay denuncias previas, lo detectamos por declaraciones de los familiares mientras investigamos los asesinatos”. —

 ¿Cuál ha sido el  perfil de los expedientes de las mujeres asesinadas por narcomenudeo? “Casi todas las encontramos en homicidios dobles o triples, donde asesinan a uno o dos hombres, también, en este año por ejemplo solo unas tres han aparecido solas.

Es común el uso de armas de fuego y el estrangulamiento. En el seguimiento se ha detectado que las matan por estar relacionadas con hombres metidos en la venta de droga, las matan por estar, por saber, por tener conocimiento, porque se entrevistan con gente involucrada; le manejan, entregan, mueven, pero siempre el cabeza de familia es el que maneja la situación, y la mujer está relacionada con él”, concluyó Miguel Guerrero.

En Ensenada, el registro de mujeres asesinadas de la Subprocuraduría de Justicia de Zona indica que en 2011 iniciaron diez averiguaciones previas, correspondientes a trece víctimas; en 2012, fueron 12 averiguaciones con trece víctimas; y del 1 enero al 4 de diciembre de 2013, se abrieron ocho averiguaciones previas, con igual número de víctimas.  Del total de averiguaciones previas, 20 están resueltas con personas detenidas, o con orden de aprehensión girada.Un total de 16 han sido las mujeres asesinadas en los últimos tres años en Rosarito. Durante 2011 mataron a seis, la PGJE solo pudo ubicar al homicida de una; en 2012, tres mujeres fueron masacradas y ninguno de los presuntos responsables fue identificado; mientras que en 2013, hasta la primera semana de diciembre, siete mujeres han muerto en homicidios violentos, pero solo tres de los asesinos han sido llevados ante un juez.

EL ENANO Y LA CHAPARRA José Miguel, “El Enano”. Foto: Zeta. Ana Luisa y José Miguel se conocieron en un centro de rehabilitación de Ciudad Juárez, en 2008, luego vivieron en Torreón -con la madre de ella- y tenían cerca de tres años residiendo en Mexicali, aunque de manera inestable -en la casa de los padres de él y se desaparecían por temporadas-. Oficialmente se  dijo que la pareja se dedicaba a la venta de ropa usada, que seguían con problemas de drogas, pero además, que José Miguel la golpeaba constantemente. “Era un tipo muy violento”, lo definió un conocido, quien aseguró: “Aparte la prostituía”. De acuerdo a la versión de un amigo de la pareja -Alfredo N- , la tarde-noche del jueves 14 de noviembre de 2013, ambos llegaron a buscarlo a su trabajo, en la zona del Bulevar Héctor Terán. José Miguel le dijo que “su vieja quería con él”, él rehusó la oferta, aunque ella le insistió y hasta lo acusaron de “joto”, pero él se mantuvo en el rechazo. Dos horas después, Ana Luisa regresó sola, le pidió 200 pesos por tener sexo con él, y aceptó. De acuerdo a  la versión aportada a los fiscales, ella le advirtió que se cuidara de José, que se lo quería “chingar”, que siempre portaba un cuchillo o un desarmador. Cerca de las cinco de la mañana del viernes 15, José Miguel llegó a buscarlos y le pidió “raite” a la casa de sus padres, en la colonia Progreso. Los tres subieron a un auto prestado, y en el camino, bajo el pretexto de que ella quería “ir al baño”, se desviaron por un camino de tierra, llegaron a una casa abandonada, rodeada de parcelas de riego. De acuerdo al relato, la pareja se bajó y se metió a  la casa, el testigo se dio cuenta de que José empezó a golpearla muy fuerte, ella quería zafarse pero no podía. Caminaron más al fondo de la casa y ya no pudo verlos. De repente José se subió al vehículo y se metió algo en la cintura,  le dijo al chofer que la mujer se quedaría “porque estaba bien drogada”. “José estaba muy nervioso, y olía mucho a gasolina…”, dijo el testigo a los investigadores.

En Ciudad Juárez,  el 19 de noviembre, Mariela Hinojosa recibió una llamada desde Mexicali. Era José Miguel, quien le dijo que su hija, “La Chaparra”, estaba muerta, quemada, que tenía que acudir al SEMEFO a identificarla, por lo que viajó a Mexicali. Del Servicio Médico Forense, se fue directamente a las instalaciones de la Procuraduría estatal. “Cuando me llamó se notaba muy desesperado, agitado”, dijo Hinojosa a los investigadores. También les confió que en varias ocasiones la había amenazado de muerte.

El 29 de noviembre de 2013, se inició el juicio en el NSJP contra el presunto agresor de la joven Anal Luisa, cuyo cadáver aún se encuentra en los refrigeradores del SEMEFO en la capital del estado, a la espera de que el resultado del examen de ADN coincida con el de su madre, para que la señora pueda recogerlo.

TIJUANA: A LA FLACA TAMBIÉN LA QUEMARON

Según sus homicidas -hombres deportados de Estados Unidos hace años que viven y venden droga en la canalización-, Yesenia “La Flaca” y David “El Moreno” eran pareja y vendían droga en la colonia Postal, para un hombre mayor conocido como “Don Juan”. Su jefe criminal fue informado por otros delincuentes que presuntamente, ambos estaban pasando informes a la Policía Municipal, así que dio la orden de desaparecerlos. Los mandaron llamar a la canalización del Río Tijuana, justo bajo el puente de la colonia 20 de Noviembre. Cuando llegaron, los metieron a las cuartos hechizos atrás de las compuertas, el vendedor de drogas Alberto Marroquín “El Cholo” -acompañado de cuatro cómplices- les preguntó por la traición y lo negaron, pero eso no importó. “Yo golpee a ‘La Flaca’ con un bat, por lo que le di dos batazos, uno en la nuca y el otro en la espalda, y de ahí le empezaron a pegar los demás… tardando como unos cuantos segundos hasta que ya no se movieron”. Los asesinó y abandonó, dejando instrucciones y dinero para que otros dos drogadictos fueran a comprar 50 pesos de gasolina y quemaran los cuerpos. Lo hicieron y, cuando estaban semi-carbonizados, los metieron en un saco y los trasladaron hacia el norte por el mismo canal,  donde el cuerpo de Yesenia fue localizado el 29 de junio de 2013.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

La mañana del domingo 6 de octubre de 2013, a Ruth, de 30 años, la mató su esposo, Juan Oswaldo Villanueva Botello. “Mi esposa estaba en ese momento desayunando, por lo que me le acerqué, quedando parado detrás de mi esposa, le puse alrededor del cuello la corbata y la jalé hacia el declarante, haciendo fuerza en apretarle el cuello para que se asfixiara y no pudiera respirar. En el forcejeo mi esposa cae al suelo, boca arriba, golpeándose la cabeza, y es cuando aprovecho y me siento encima de su abdomen, y continúo apretándole el cuello con fuerza con la corbata gris, hasta que dejó de moverse…”, relató el homicida. Después cargó a su hija de 11 meses de edad, y subió a descansar al segundo piso de la casa que compartían. De la 1:30 hasta las 6:00 pm se fue a misa, y esperó a la madrugada del día 7 de octubre para abandonar el cuerpo cerca de la casa de la hermana de la víctima, en el fraccionamiento Paseos del Florido, en Tijuana, y después llamar a la familia para hacerles creer que Ruth había huido. Al justificar su crimen ante el Ministerio Público, Juan Oswaldo aseguró que los tres años de matrimonio habían sido problemáticos porque la mujer era depresiva y él tenía miedo de que lo matara a él o su hija, también confesó que tres meses atrás había iniciado una relación sentimental con una joven de su congregación religiosa.

En otro hecho, el 12 de septiembre de 2013, en Ensenada, “Antonio” asesinó a su ex pareja Sonia Romero Cota con un zapapico frente a sus hijas. En medio del pleito familiar, Elizabeth Hernández Castro, amiga de la agredida, también pereció, víctima del hombre celoso que se negaba a dejar la relación. Antes, el 16 de febrero, en el fraccionamiento Guaycura de Tijuana, María Cristina y su hijo de siete años fueron asfixiados hasta morir por el padre de éste, Armando Ricárdez. Las razones expresadas en su confesión, fueron que había consumido bebidas embriagantes y, junto a un amigo de parranda, consumió cinco sobres de cocaína de 20 dólares -equivalente a cinco líneas de droga por sobre-. Al llegar a su casa, su esposa por 10 años no aceptó tener relaciones con él. CRÍMENES DE AMOR “Viven unos ciclos de violencia, de pobreza, es como un engranaje de un mecanismo todo chueco, podrido, corrupto, impune”, sostiene Maricarmen Rioseco, integrante de la agrupación Milenio Feminista y parte del grupo local Alaíde Foppa. “Se trata de una violencia familiar de género, pero acentuada en la violencia sexual, han sido abusadas desde la infancia, y entre la pobreza y el abuso huyen, salen. A los 14, 15 años, no tienen ninguna opción de trabajo, ni de escuela. Es relativamente fácil que se vayan al trabajo sexual, o las drogas. Están tan carentes de afecto, que es fácil que las enganchen, por eso se llaman crímenes de amor”, refiere respecto a las mujeres asesinadas.

Rioseco advierte la ausencia de una política pública seria, real, con una visión de género. Cuestiona que existan programas -con millones de presupuesto- que no bajan a las colonias,  a los sectores marginales, por lo que no tienen ningún impacto. “No hay una parte que les den trabajo, que les den salud, no hay una parte que te den identidad; muchas personas no tienen ni siquiera identidad”, dice en alusión a documentos básicos que les sirvan para trámites de todo tipo, incluidos los laborales. La feminista opina que la violencia contra las mujeres es un tema de seguridad ciudadana. “Son los políticos los que hacen los programas, los presupuestos para la seguridad pública, y no tienen ni idea de lo que está pasando”. Rebeca Maltos, coordinadora del grupo Gente Diversa, recordó que en Baja California no hay ningún caso que se haya consignado como feminicidio, a pesar que desde el 19 de octubre de 2012, se estableció  en el Código Penal como delito. Maltos considera que la violencia de género es un problema de hombres, porque este sector es el que ejerce este tipo de violencia. “Se necesitan políticas públicas para reeducar a los hombres, antes de llegar a la fase extrema que es el feminicidio. El violentómetro es un semáforo, hay muchos indicadores”, afirma la activista, para quien existen puntos importantes para “aterrizar” las políticas públicas, como la prevención y la atención. “La violencia de género es un acto de control y de poder”, sintetiza en referencia que se trata de relaciones desiguales de poder, y que al hombre lo educan para que controle y mande, y si la mujer se rehúsa, el hombre trata de controlarla. “Si él fuera violento, sería violento con su jefe en el trabajo, o con sus amigos…”. La indolencia oficial se remitió a la Ley Estatal de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (aprobada en 2008), que incluye la creación de un sistema estatal para la prevención, sanción y erradicación de la violencia hacia las mujeres -conformado por nueve instancias de gobierno y presidido por el secretario general de Gobierno en el Estado-. Solo se han reunido dos veces, en mayo de 2011 y en febrero de 2013, sin que a la fecha se haya publicado el plan estatal para contrarrestar la violencia hacia las mujeres. “Esto no se puede esperar, si no entra otra vez este sistema, con los Presupuestos Operativos Anuales, así van a estar otro año perdido. Mientras, que a las mujeres las sigan calcinando”, resume Rebeca Maltos.

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/16-12-2013/847473. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s