Casa de la Mujer / Crímenes de odio.

Casa de la Mujer / Crímenes de odio

 En Haití, desde este pasado viernes 19 se desató una ola de violencia homofóbica hacia las personas gay, lesbianas, bisexuales y trans.

 Uno de los correos recibidos  se refiere a la situación de la siguiente manera: “(…) a través de varias manifestaciones públicas las Iglesias están incitando al odio y solicitando que las personas homosexuales sean sacadas del país y, como consecuencia, dos homosexuales fueron asesinados la noche del sábado 20; fueron sacados de sus hogares y asesinados. Estamos haciendo un llamado a todos nuestros aliados-as para que difundan este hecho y pidan que las autoridades del país sancionen estos hechos y controlen la situación.”

A su vez, el Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (RedLad) y su Coordinación Temática de Diversidad Sexual, se unen a los más de 42 activistas y 19 organizaciones de derechos humanos en Haití, y alertan sobre el asesinato de dos homosexuales en el marco de la marcha denominada “No al matrimonio gay en Haití”, convocada por sectores políticos y religiosos conservadores.

Cuando no se admiten los matices y solo situamos al ser humano en dos categorías: los buenos (yo y mis congéneres) y malos (los otros) estamos frente a una señal de alerta: el odio y sus crímenes pueden estar demasiado cerca

La RedLad apunta: “En términos de derechos humanos, una mayoría no puede imponerse sobre una minoría al punto de coartar el ejercicio de sus derechos y libertades. La universalidad de los derechos humanos y su profundización es urgente en Haití y hechos tan lamentables solamente debilitan el arraigo democrático, fragmentan a la población y exacerban conductas de violencia y persecución ciudadana”

Los crímenes de odio son preocupantemente comunes en  todo el mundo.

Los que más conocemos por la prensa en Venezuela son los asesinatos a homosexuales, lesbianas y trans.

Recordemos los últimos locales: el joven que rociaron con gasolina en el municipio Linares Alcántara y a otra víctima, una chica lesbiana a quien un hombre le disparó dentro de una carnicería ubicada en Las Delicias; no pudo superar la gravedad de las lesiones y murió en el hospital.

Los criminales escogen a sus víctimas por su orientación sexual, raza, color, religión, política, origen, género, identidad de género o incapacidad física y estos fanáticos  que por su carga de prejuicios están motivados a actuar delictualmente -en algunos casos con la certeza de que cumplen una misión- afectan a toda la comunidad sensible a ser amedrentada o asesinada por la misma causa e igualmente, a otros colectivos vulnerables por otras, es decir, todas y todos.

Nota: Amnistía Internacional, emitió el viernes 19 un llamado a acción urgente sobre la situación de Charlot Jeudy quien es el director de la organización que lucha por los Derechos Humanos de la población LGBT en Haití llamado Kouraj quien ha estado recibiendo amenazas de parte de los grupos religiosos.

Antes y ahora

La hoguera sigue en muchas partes, sobra quienes se la merecen y abundan los palos secos para que arda.

Ante la conducta violenta motivada por prejuicios y fanatismos peligrosos que se concreta con los crímenes de odio que se cometen diariamente en el mundo, aflora  en muchas personas el sentimiento de vergüenza por la especie humana que  sigue siendo capaz en el siglo XXI  de ejecutar o provocar los mismos actos crueles que han tenido lugar a lo largo de la historia.

Cuando las diferencias son imaginadas o consideradas de manera radical, estamos frente a una señal de alerta.

Cuando no se admiten los matices y solo situamos al ser humano en dos categorías: los buenos (yo y mis congéneres) y malos (los otros) estamos frente a una señal de alerta: el odio y sus crímenes pueden estar demasiado cerca.

Y el  don de la palabra está presente en primer plano y ha tenido efecto. La palabra tiene peso para fabricar realidades que conducen al odio y al exterminio de los y las odiadas.

Cegueras

¿Qué se necesita para cometer un crimen de odio? Odiar, responde, Thais, solo odiar.

¿Y cómo se aprende a odiar? Llenándote la cabeza con las  palabras que te dicen en contra de otras personas que ni conoces, o no conoces bien, pero diferentes a mí o que lo parezcan, dice Roger.

Thais: También se aprende con imágenes, estudiando historia y practicando una religión. Yo creo que el odio puede heredarse.

Carolina: Un grupo de mentiras u obsesiones oídas mil veces pueden enseñarte a odiar. Esto se puede aprender hasta en la casa, y también en la iglesia, en la escuela, en la política, con las leyes, con las costumbres y sin darnos cuenta.

Carlos: Hay gente fanática que no piensa por sí misma y obedece a otras personas sin saberlo.

Son personas enceguecidas al principio, luego enceguecidas por el odio y obedientes a un hombre (sic) o a una idea predicada por un grupo.

Jesica: Hay seres que por sus cargos ejercen un gran poder, y te prometen algo bueno, un paraíso, un mundo mejor pero sin tal o cuales grupos que obstaculizan tu bienestar o que ofenden determinada creencia, o no les gusta lo que hacen o dejan de hacer.

Margy: Los fanáticos heterosexuales matan a los homosexuales, no se entiende por que, así será su rabia y su odio. Es la misma irracionalidad de los blancos matando a los negros, aunque en la película. La milicia Hutu mataba a los Tut- sis; pienso que se puede inventar el motivo para odiar, sólo hace falta que te lo creas.

Reflexiones de un grupo de estudiantes después de la proyección de la película Algunas veces en abril de Raoul Peck , sobre el genocidio en Ruanda (1994),  y  a  propósito de la noticia de los crímenes de odio ocurridos recientemente en Haití.

Casa de la Mujer Juana Ramírez “La   Avanzadora” – Maracay

(Fundada en  1985)

Programa de Atención a Mujeres en situación de violencia

De lunes a jueves   de 8 a 12 y de 1 a 5 p.m.

Viernes de 8 a 12 y de 1 a 4 p.m.

CEDIAR -Centro de Documentación e Información “Aída Arroyo”.

 Servicios: lunes a jueves  de  1,30  a 5 pm –

Directorio: Órgano Divulgativo de la Casa de la Mujer Juana Ramírez “La Avanzadora”  C/ López Aveledo  Norte No. 11. Urb. Calicanto. Aptdo.   Correos  2028. Telefax. 0243- 2463796  Correo E: cmjrla@yahoo.es

No. 848 Año XXIII    24 /07/2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s