Femicides in Latin America: 21 Countries Face Alarming Violence.2013

Femicides in Latin America: 21 Countries Face Alarming Violence

 

Mujeres, Fronteras y Sus Historias – Women, Borders and Their Stories

 

LAS VOCES QUE NO SE PUEDEN CALLAR – UNA REVISTA BILINGÜE

http://mujeresfronteras.wordpress.com/2013/08/21/femicides-in-latin-america-21-countries-face-alarming-violence/21AUG

Where is the violence specifically against women rooted, and is it connected with the steep levels of overall violence?

      The media organization, BBC Mundo, recently took on the challenge of addressing the alarming levels of deaths amongst women in Latin America, thus magnifying the social factors embedded in society, such as poverty, inequality, lack of education, and domestic violence. The investigative reporting team used the knowledge and expertise of Carmen Moreno, executive administrator with the Comisión Inter-Americana de Mujeres (Inter-American Commission of Women) to produce a “femicide map”  depicting information or data relevant to femicides for each of the 21 countries (Mexico, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panama, Colombia, Haiti, Dominican Republic, Puerto Rico, Costa Rica, Venezuela, Brazil, Honduras, Paraguay, Uruguay, and Argentina).

Moreno points to the inequalities that exist between the sexes, compounded by social problems as the root cause of the murders committed against women. Femicides or feminicidios (or femicidios) are specific murders against women because of their gender. This gender-base phenomena have just recently been recognized as a serious social problem and, although some investigations have been launched, overall the studies are too narrowly focused and lack in a comprehensive perspective (see Femicidio en América Latina). Moreno cites a serious problem with quantifying the numbers of murdered women by most of the countries in Latin America, and without the data to demonstrate as evidence of need, advocates are hard-pressed to convey a need for action when policy and lawmakers depend on “numbers” to pass legislation. Whether femicides are related to the ongoing organized crime violence raging the various Latin American is in one hand a part of the overall problem, however, Moreno points out that violence against women has been ongoing far longer than the violent incidents characterized by gang or drug-related battles or wars.

How many femicides or disappearances?

The following chart lists the approximate numbers of femicides or women that have disappeared and presumably dead, beginning with the country, a time period when these femicdes took place and the numbers. This data were collected from several sources and cited in BBC Mundo’s article.

Image

Several striking observations are notable, namely that the Central American countries of El Salvador, Guatemala, Honduras, and additionally, the Dominican Republic and Colombia are at the top of the lists for the most femicides committed during the periods reported. However, official data on femicides or disappearances are missing from Ecuador, Cuba, Haiti, and Venezuela. At first glance, it appears as though these countries lack the resources to collect the data, perhaps, systematically or technologically, however, that isn’t always the case. In Venezuela, for example, two important organizations are poised to conduct a project for data collection, Fundamujer, directed by Ofelia Alvarez, and in collaboration with the Institute of International and Development Studies in Geneva. One important issue in regards to quantifying femicides is the operational definition of violence against women. Some countries don’t recognize femicidal incidence as separate from domestic violence. Whereas their data reflect the number of women that have been victims of violence, there are no categories specifically for femicides.

Three questions central to the theme of this article are discussed in the following sections:

  1. Where does the data come from?  
  2. Why the relatively frequent occurrence of femicides? and
  3. What are governments or organizations doing about this problem?

Where does the data come from?

If governments and/or other entities are to take measures to protect women from violence and death, it is imperative that a systematic structure is employed to collect and disseminate information in a timely and accurate way. The following list provides a general overview of data collection sources:

  • “Observatorios” or monitoring systems such as the ones employed in Panama, “Observatorio de Feminicidio Panameño,” and the “Observatorio de la Criminalidad” in Peru. México has a similar system of collecting and organizing the data.
  • Government-sponsored organizations such as “La Comisión Presidencial Para Abordaje del Femicidio (COPAF).
  • Police departments such as “La Policia Nacional” in El Salvador and the Dominican Republic. El Salvador also relies on data from the United Nations Organization, the Global Homicide, 2011.
  • Forensic sources, such as the “Instituto Nacional de Ciencias Forenses,” and the “Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses,” in Colombia, El Salvador, and Cuba.
  • Brazil relies on the data from the Facultad Latina Americana de Ciencias Sociales (FLACSO).
  • Networks such as “La Red de Mujeres Contra la Violencia,” and “Centro de Información y Desarrollo de Mujer (CIDEM),” the “Servicio Nacional de la Mujer” (SERNAM) in Chile, and the “Centro de Atención  Ayuda Para la Mujer” in Ecuador.
  • The judicial division, “Poder Judicial de Costa Rica.”

‘Most Murders Are Committed by Someone the Victims Knew’

 

The ‘cause of death’ that explains why the femicides were committed often reflects the manner by which femicides are identified.  Since a majority of the femicides are defined within the context of domestic violence, the data indicate that the most likely persons that committed the murders were men for whom they were having a relationship or had one previously, and the murder site was the home of the victim. This is the case for El Salvador, Nicaragua, Cuba, Puerto Rico, and the Dominican Republic.  Haiti was noted for increased femicides and violence against women due to the displacements of families as result of natural disasters such as earthquakes and floods. But, reports of femicides have been slowly exposed, breaking ground in an otherwise conservative environment where people seem to be in denial.

The Case of Karina del Poza Killed in Ecuador

When Karina del Poza’s badly beaten, lifeless body was found her family members, outraged and mournful, questioned why this senseless crime had been committed against a 20-year old. She had been beaten, sexually assaulted, and strangled. Their outcry became a national voice for change and highlighted the hatred and aggression against women that is at the core of femicides. Besides justice, the family wanted other families who’s loved ones were victims of femicide to come forth and share their stories. Their stories exemplify how gender-based murders are increasingly discussed and treated openly as a social problem, and how the social media plays a huge role in rallying support around a once-taboo topic.

The Case of Fátima Catán in Argentina

Fátima Catán from Buenos Aires ultimately died from burns over 95% of her body. Her mother suspected her boyfriend who she said beat her and then, set her on fire to cover his tracks. Her cruel, horrendous death drew public attention, especially since the revelation that 13 other women had also met the same fate as Fátima within one year. Critics complained about the judicial system’s lack of efficiency in prosecuting the cases. The non-profit organization promoting justice and prevention of femicides, La Casa del Encuentro garnered the support of the public at a national level, and in its campaign broadcasted the information that femicides were a serious problem, that 210 women had been beaten to death in 2010. Congress woman, Cecilia Merchán elevated the cause for support and justice for women by introducing legislation to reform existing laws which she claims don’t do enough to protect women.

The Fight Against Violence Toward Women and Femicides

The wheels of justice may turn slowly but there is evidence that governments are making inroads in efforts to protect women. Several laws developed to do just that and punish the perpetrators have been passed and enforced. Among these are:

  • Nicaragua’s Ley 779 passed a year ago has wrought strong reactions from both sides of the issue. Ley 779 punishes those guilty of inflicting physical or psychological harm to women of all ages. The punishment is hefty according to its critics, carrying prison sentences of up to 30 years. Many women have actively endorsed the law, however, many are vocal in their doubts on whether the law is enough to combat gender-base violence, adding that prison punishment would not deter someone who is intent on killing their wife or partner. The arguments have generated dialogue among Nicaraguans on questions regarding the role of women in society, what constitutes domestic violence, and what is fair in regards to justice for the victims.
  • Peru passed a law that punishes the perpetrator for gender-base crimes in December, 2011.
  • Bolivia passed La Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia. Additionally, a special police force has been created to enforce the law called Policia Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia. Their data from Cochabamba, Bolivia, indicate that 27 of 170 criminals convicted under the new law have received prison sentences, about 1.5%. A small percentage but on the right track.
  • In Chile, the Ley de Feminicidio, passed in 2010, resulted in one conviction of life in prison for a man who killed his wife or girlfriend. However, their statistics show that violent crimes against women have not decreased.
  • Haiti has proposed new legislation.
  • Puerto Rico passed the Ley 54 de 1989 specifically for convictions of domestic violence. Recently, the legislature has proposed a new law that would punish perpetrators specifically for the crime of femicide.
  • Honduras has one of the highest femicides per capita, yet supporters and activitist’ outcry is toward the lack of efficiency in enforcement and judicial systems rather than the absence of a specific law.  Impunity for the perpetrators seems to be the rule than the exception since 97% of the 1,100 femicides committed in 2011-2012 have not been justly processed. Two important campaigns by the networks, Tribuna de las Mujeres Contra Femicidios and Mujeres de Tegucigalpa have raised awareness of the enormous challenge of gender-base violence, especially in Honduras where each month 51 femicides are committed.
  • El Salvador’s problems with gender-base violence are closely aligned with Honduras’ in the steep number of femicides and incidence of violence against women. In response to the alarming rates, several steps have been accomplished. Levels of resources have increased as noted in the website, Organización de Mujeres Salvadoreñas Por la Paz, or ORMUSA with six resource centers located throughout the country. Clearly, the organization focuses on a prevalence of “machismo” as the important cause of gender-base violence, femicides, and gender inequality,. Interestingly, the number of femicides fluctuate with the violence between the two major gangs, the Mara Salvatrucha and the Barrio 18 with increased gender-base violence correlated with gang violence and vice versa. However, the violent treatment of women is evident beyond gang wars, geographic locations, and social and income stratus. During the 80’s civil armed conflict, Salvadorian women were tortured, beaten, and raped as if they were pawns in a battlefield.  But, what has significantly helped in reducing the gender-base violence and femicides is the campaign to educate the public and break taboo barriers allowing women to leave abusive, dangerous relationships and denounce their perpetrators, according to Director of ORMUSA, Silvia Juárez. A special force of trained police units is present in various specific geographic locations with high violent incidence, such as Puerto de la Libertad, granting women in need legal and social support. The campaign has yielded excellent results, however, advocates and supporters who’s goal is to shatter inequalities and machista practices deeply seeded in the social institutions admit to intense work and a long journey ahead.
  • Guatemala’s new law that punishes crimes of femicide as well as physical, emotional, and psychological violence was passed in 2008. The case of Guatemala is similar to other Central American countries with staggering numbers of femicides and reports of domestic violence, yet so little resources are allocated for the victims and their families.  In a well-publicized case, the murder of a 15-year old, Maria Isabel Veliz Franco, horrendously tortured and strangled to death in 2001 brought to the fore the issue of femicides, the problems of inefficiency in the legal and judicial systems, impunity, and gender inequality. Amnesty International’s statistics have stirred dialogue and initiated various strategies for combatting gender-base violence. However, critics of the recent law and subsequent efforts are quick to point out the failures: since 2007 only 30% of the femicide cases have been investigated and 97% of the cases do not lead to arrests or prosecutions.

The World Wide Perspective

Social media sources and networks have facilitated the dissemination of relevant and timely information. The social media has played a huge role in assisting activists and supporters in collaborating their efforts, and systematizing effective practices, making women more visible and vocal as they fight for justice, equality, against gender-base violence and patriarchal and oligarchical structures. Included here are some of their stories and words of hope, vision, and sisterhood:

  • Uruguay’s conflict of the 70’s left victims of torture, sexual violence and abuse. Twenty-eight  courageous female victims have come forth to demand justice for the crimes committed against them. Yvonne Klingler Lamaudie is spokesperson and lists the demands by the women victims as: a) to declare the torture and sexual violence inflicted on the women as “crimes against humanity,” and be brought to justice and the perpetrators punished to the full extent of the law; b) the creation of tribunals under the auspices of the Ministry of the Interior; and, c) the creation of support services to aid the victims and their families.
  • Guatemala’s recent genocide trial has leveraged opportunities for the women victims to voice their outcry and demand justice for crimes committed against them during the armed conflict of the 70’s and 80’s. Women from the Ixil pueblo gave testimonies during the trial of Rios Montt and others accused of genocide. Their courage and strength were pivotal to rallying cries of other women from different pueblos. Their efforts of healing are chronicled here and on how they continue to fight for justice in Garay and Gago’s article. Women leaders like Dr. Irma Alicia Velásquez Nimatuj, a social anthropologist from the K’iché pueblo, lends her voice through the blog site of Grupo de Mujeres Ixchel.

Concluding Remarks

Three thematic threads dominate the discussions about women, their rights as members of a society. First of all, there is an overwhelming perception that advocating for women, their lives, rights, and voices is a collective process. Every aspect of each countries’ governing body must work in tandem with the community and non-profit organizations to garner the needed resources and carry out a well-planned, comprehensive strategy. Secondly, every member of our society needs to buy into the responsibility of educating oneself and others about the circumstances by which women are denied access to their rights and participation as members of their society. Testimonies abound in several contexts about how women became enlightened once the veil of taboo was lifted and education ensued, helping one another understand how women are treated badly and to begin to see the alternative. And, finally, and perhaps, the most important is that understanding how women can become masters of their destiny is hinged on making substantive changes in our society. The theme of how improving our society is prerequisite to change in women’s rights and protection is evident in every case throughout the world. When women embark in campaigns to eradicate gender-base violence and femicides their vision becomes broader as their fight becomes deeper. The violence and femicides are manifestations of women’s roles in the home and/or workplace, how society has shaped perceptions of women in the context of marriage, and how women feel about themselves in regard to their gender and place in society.

Anuncios

Aumentan los asesinatos de mujeres en Centroamérica.2013

Agencia Púlsar – Diagonal – 18/07/2013

Centro América – Organizaciones de mujeres de Honduras, El Salvador y Guatemala denunciaron que los casos de femicidio/feminicidio y de violencia contra las mujeres han aumentado, pese a la existencia de leyes y mecanismos que tipifican los crímenes y marcan las pautas para prevenirlos.

El Observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras señaló que entre 2005 y 2012, los asesinatos de mujeres han aumentado 3% cada año. En promedio, anualmente 51 mujeres pierden la vida de forma violenta en ese país centroamericano.

En El Salvador, el Centro de la Mujer (Cemujer) denunció también un aumento del número de casos en ese país, al registrar 274 en los primeros seis meses del 2013.

Mientras tanto, en Guatemala el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), reportó al menos 403 muertes violentas de mujeres durante el primer semestre de 2013, 66 más que las registradas en 2012 en el mismo periodo.

En este país existe una Ley contra el Femicidio y otras formas de Violencia contra la Mujer, que lo tipifica y define a la saña y la misoginia como elementos clave en la resolución de casos.

La Red de Mujeres contra la Violencia de Nicaragua (RMCV) también reportó que en ese país los asesinatos dolosos contra mujeres por razón de género aumentó en los últimos meses; 43 mujeres fueron asesinadas entre enero y junio de este año, ocho más que las reportadas en el mismo periodo de 2012.

Carola Brantome, integrante de la RMCV, señaló en días pasados que se iban a agudizar protestas en todo el país respaldar la Ley 779 o Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres.

En un comunicado, la Red señaló que el aumento en el número de casos se debe a la falta de aplicación correcta de la Ley contra la Violencia hacia las Mujeres, que entró en vigor en julio de 2012.

Estado de México, la otra Ciudad Juárez.2013

El País – Vanguardia – 21/07/2013

México – No siempre se aprende de los errores. Hace una década, México se horrorizaba con la aparición casi diaria de cadáveres de mujeres en Ciudad Juárez.

Entonces, el Estado mexicano no fue capaz de garantizar el derecho a la vida de las mujeres, como condena una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 2009.

Y ahora, 20 años después de que comenzaran los feminicidios que han dejado más de 800 muertas en la ciudad fronteriza, México afronta una nueva crisis: no es Ciudad Juárez en los años 90, es el Estado de México en 2013.

Las asociaciones civiles argumentan que en 2011 y 2012 se registraron en este Estado del centro del país 563 casos de mujeres asesinadas por la única razón de ser mujer.

Esta última semana es un claro ejemplo de la tragedia: los cadáveres de cinco jóvenes, todos ellos con síntomas de una brutal violencia, han aparecido en el Valle de Chalco, una localidad de unos 350 mil habitantes situada precisamente en el Estado de México.

Hace cinco años que se creó el mecanismo de la alerta por violencia de género, que se ha convertido en una alarma muda. Ni estas cinco muertas ni las 563 de los dos últimos años han convencido al Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la violencia de que lo activen.

Este viernes volvieron a negarse a poner en marcha una alerta que hasta el momento sigue inédita a pesar de que el número de muertes en el país aumentó un 68% entre 2007 y 2009, según ONU Mujeres. La cifra, por ejemplo, se triplicó en el Estado de Baja California.

Las asociaciones demandaron su activación en seis ocasiones: una en Oaxaca, dos en Guanajuato, una en Nuevo León, otra en Hidalgo y otra en el Estado de México. En estos cinco años, y en tan solo trece de los Estados, murieron violentamente 4.112 mujeres y niñas, según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

“Tenemos los mecanismos para enfrentarnos a este problema, pero las autoridades parecen no querer reconocerlo. Y si no se reconoce, no se pueden poner soluciones. Mientras, las mujeres mueren”, explica María de la Luz Estrada, coordinadora del OCNF. Este organismo sostiene que, de las 563 víctimas de feminicidio en el Estado de México, solo 115 fueron catalogadas como tal por las autoridades, evitando así enfrentar el problema.

Marcela Lagarde, presidenta de la Red de Investigadoras por la Vida y la Libertad de las Mujeres, considera que hay “un fuerte problema de impunidad, de casos que no se reconocen como feminicidio pero que tienen unos patrones que se repiten: mujeres jóvenes que desaparecen y que son encontradas con signos de agresión sexual y una violencia desmedida”, explicaba Lagarde en un acto reciente. La Procuraduría del Estado de México “ha reconocido que el 73% de las mujeres asesinadas en la entidad en 2011 y 2012 fueron encontradas en vías públicas como basureros, y que el 42%fueron asesinadas con el uso de la fuerza física”, explican desde el Observatorio.

Si se activara la alerta en el Estado de México, donde el presidente Peña Nieto fue gobernador, se pondrían en marcha unos protocolos para saber qué ocurre en los diez municipios que concentran más de la mitad de los asesinatos. También tendrían que investigarse a fondo las 955 desapariciones de mujeres que se registraron en un período de 18 meses (de enero de 2011 a junio de 2012).

Más de la mitad de las desaparecidas tenían menos de 21 años. “Parece bastante obvio pensar que si la mayoría de las desaparecidas son niñas, puedan ser víctima de la trata”, asegura María de la Luz Estrada. “Sabemos que si se las busca en las primeras horas hay más posibilidades de que no hayan podido sacarlas del Estado o del país. Por eso no se puede investigar como una desaparición común, sino atendiendo a un criterio de violencia contra la mujer. Sabiendo que hay un problema que está golpeándolas a ellas”, explica, por su parte, Marcela Lagarde. Mientras, las mujeres mueren.

Colombia: la violencia sexual impune en el marco del conflicto armado.2013

Desde hace semanas se están celebrando negociaciones entre el Gobierno de Colombia y los representantes de las FARC-EP. El último punto de la agenda, “Víctimas y verdad”, prevé la creación de una comisión de la verdad para el resarcimiento de las víctimas del conflicto. El punto de reparación se torna aún más difícil, especialmente si se trata de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado, una situación que en Colombia ha quedado marcada por la impunidad de los agresores.

 

Mª Cruz Tornay – Feminicidio.net – 11/03/2013

Colombia, Bogotá – La Habana acoge desde hace semanas la última ronda de negociaciones entre el Gobierno de Colombia y los representantes de las FARC-EP con el objetivo de poner fin a cincuenta años de conflicto armado. La mesa de diálogo se apoya en cinco puntos clave que constituyen los grandes ejes sobre los que deberá construirse la paz.

El último punto de la agenda, que se ha dado a llamar “Víctimas y verdad”, prevé la creación de unacomisión de la verdad con la que se pretende lograr el resarcimiento de las víctimas del conflicto. Aunque la agenda completa es de gran complejidad, el punto de reparación se torna aún más difícil, especialmente si se trata de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado, una situación que en Colombia ha quedado marcada por la impunidad de los agresores.

Según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en Colombia existen cerca de cuatro millones de desplazados internos, lo que lo convierte en uno de los países del mundo con mayor población desplazada. Organizaciones como la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) elevan esta cifra a cinco millones de desplazados desde los años 80 como consecuencia del conflicto.

En lo que sí coinciden las cifras es en que la mayor parte de la población que abandona su territorio pertenece a zonas rurales en las que predominan las comunidades afrodescendientes e indígenas, que en sí mismas son identificadas como los grupos más vulnerables a la violencia, pero cuya situación se agrava si se tiene en cuenta que el 80 por ciento de las personas desplazadas son mujeres, niñas y niños.

La defensora delegada para los derechos de la Niñez, la Juventud y la Mujer de Colombia, Pilar Rueda, explica cómo el desplazamiento forzado genera condiciones de vulnerabilidad muy graves para estas mujeres, ya que se convierte en “puerta de entrada” a las demás violencias.

A pesar de las amenazas que agravan la situación de desplazamiento, desde la Defensoría del Pueblo se alerta de que ésta no es la única circunstancia en la que las mujeres son víctimas de violencia o de abuso sexual. Las niñas y adolescentes víctimas no son necesariamente desplazadas, sino que muchas de ellas son indígenas y afrodescendientes víctimas de trata y violencia sexual “en zonas altamente militarizadas” por cualquiera de los agentes que participa en el conflicto. Según la delegada defensora, el conflicto armado genera “una mayor sofisticación” de las prácticas de violencia que ya enfrentan mujeres, niñas y jóvenes en cualquier contexto.

Según los datos del Instituto de Medicina Legal, las principales víctimas de violencia sexual en Colombia son niñas de entre 7 y 14 años, si bien las circunstancias que caracterizan a la violencia en el país impiden determinar con exactitud el número de agresiones. Sólo en 2011 hubo 23.000 dictámenes sexológicos en todo el país de los que se desconoce cuántos se habían cometido en el marco del conflicto armado. “Si eso es en el país, qué ocurre en las zonas armadas donde la arbitrariedad y el abuso por los agentes armados es frecuente”, apunta la delegada defensora.

En áreas militarizadas existen zonas con “sobre población masculina” donde hombres “solos y armados” conviven con población tradicionalmente discriminada, como la indígena o afrodescendiente. En estos contextos se combinan factores de riesgo para las mujeres y niñas: comunidades alejadas de difícil acceso, racismo y una población indígena de mujeres y niñas mínima frente a la población masculina.

 

Ausencia de denuncias e impunidad

Las características que determinan la violencia sexual en Colombia son claves para entender la dimensión y gravedad que alcanza este problema en el país y para el que no existen cifras ni caracterización. Precisamente, la falta de información, la ausencia de denuncias y el subregistro son algunas de las situaciones habituales que rodean a la violencia sexual y que impiden conocer en profundidad y de forma detallada una lacra que afecta a miles de mujeres y niñas.

El subregistro de la violencia en Colombia llega a tal punto que la Defensoría de la Mujer estima que sólo son denunciados 20 de cada 100 delitos cometidos en el país. La ausencia de denuncias y las malas prácticas en los centros de recepción son algunas de las causas que originan la falta de información y la impunidad de los agresores, lo que, a su vez, desanima a las víctimas a denunciar. La corrupción y las relaciones entre la institución y grupos armados permiten que, en ocasiones, la denuncia llegue hasta el propio agresor y comience la revictimización de la mujer agredida.

La “profunda subvaloración” de este tipo de delitos, como así lo califica la defensora delegada, se esconde detrás de la impunidad de la que gozan los victimarios y que estos crímenes se sigan cometiendo mientras no se realice un trabajo por superar la impunidad. En este sentido, prácticamente no existen sentencias para víctimas de violencia sexual en conflicto armado en Colombia. Según apuntan desde la Defensoría, sólo se ha dado el caso de un teniente condenando por violar y asesinar a una niña y a sus hermanos menores. El caso se tramitó por justicia ordinaria y pudo llevarse a cabo la investigación y persecución porque se encontraron los cuerpos de los menores. Diez días antes de que se cometieran los asesinatos, una niña había denunciado a este mismo teniente por violación.

La subvaloración histórica de los delitos contra las mujeres penetra en las mismas instituciones que deben velar por poner fin a la impunidad. En el caso del sector judicial, los atentados contra la libertad sexual todavía no son tenidos en cuenta como delitos graves.

A pesar de que el país cuenta con una normativa dirigida a erradicar la violencia machista, la última reforma del sistema penal estableció la rebaja de la pena por confesión del delito, principio que no se aplica en los casos de violencia sexual. Estos casos requieren la apertura de un proceso de investigación que en ocasiones no se logra iniciar por la ausencia de prueba pericial que verifique la presencia de restos biológicos. Hay casos es los que los abusos cometidos son tan graves que no es posible hallar sustancias que determinen la carga de la prueba física. En contra de lo previsto en el Estatuto de Roma sobre abusos en conflicto armado, los operadores judiciales en Colombia no suelen tener en cuenta ni dan credibilidad al testimonio de las víctimas, lo que suele implicar el cierre de la investigación.

Con todo, antes de que los delitos lleguen a los tribunales existen una serie de obstáculos que impiden que muchos de los actos de violencia sexual puedan resolverse judicialmente y se logre acabar con la impunidad. En el caso de violencia sexual en el marco del conflicto armado, se han identificado dificultades para las mujeres en el acceso a los servicios de salud, como el hecho de que la violencia sexual no sea tenida en cuenta como una urgencia. Igualmente, las mujeres sufren de forma habitual la revictimización en hospitales, donde no siempre es fácil aplicar la interrupción voluntaria del embarazo, a pesar de ser un derecho.

En los sectores judicial y de salud se identifican los obstáculos más graves para las mujeres en el proceso de denuncia y asistencia, hasta tal punto, que, en ocasiones, el primer filtro que tiene que superar la víctima es el que realiza el conserje del propio centro. En la Defensoría constan casos de mujeres agredidas a las que se les ha mandado que fueran a su casa a asearse antes de pasar consulta.

Violencia en lideresas

La contextualización de la violencia sexual en zonas de conflicto implica la crueldad y el ensañamiento como un ejercicio de poder característico en este tipo de delitos que en Colombia se tipifica como violencia intrafamiliar, lo que resta gravedad a la importancia de los hechos.

En el caso de agresiones a mujeres que gozan de reconocimiento, se observa de forma particular el ensañamiento y la humillación como medio para debilitar su liderazgo. Aunque todavía no se han identificado a los culpables por la lentitud de las investigaciones, del testimonio de las víctimas se evidencia que es su influencia y credibilidad en el ámbito en el que se desarrollan lo que las convierte en enemigas para los agresores.

El Salvador: condenada a 40 años de prisión por aborto involuntario.2013

María Teresa Rivera, de 29 años, es una de las cerca de dos mil presas en el Centro de Readaptación para Mujeres de Ilopango, a pocos kilómetros de la capital. La mayoría cumple condena por delitos de extorsión o crímenes vinculados a la actividad de los pandilleros, pero otras internas, como María Teresa, afrontan penas de hasta 40 años por abortar. Una pesadilla que suele comenzar con la denuncia del personal sanitario que atiende a las mujeres, sin importar que se trate de un aborto involuntario. Entrevistamos a María Teresa en la prisión donde cumple su condena.

Mª Cruz Tornay – Feminicidio.net – 24/04/2013

El Salvador es, junto a Chile, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, uno de los cinco países de América Latina donde existe una penalización absoluta del aborto. En un país con una deficiente educación sexual y reproductiva, la interrupción del embarazo supone criminalizar a las mujeres pobres que no pueden acceder a un servicio sanitario de calidad.

Feminicidio.net estuvo en la prisión con mayor hacinamiento del país (con una población reclusa que supera el 450 por ciento de su capacidad) para hablar con María Teresa, y entrevistó también a Dennis Muñoz Rosa, abogada de la Agrupación por la Despenalización del Aborto, plataforma que lucha para que el Código Penal salvadoreño vuelva a contemplar los casos de aborto terapéutico, por violación o por malformación del feto, tal y como existía en la legislación hasta 1998.

CONDENADA SIN PRUEBAS

– María Teresa, usted ignoraba estar embarazada y lleva quince meses presa por un delito que no cometió. ¿Qué ocurrió?

– No sabía que estaba embarazada, no sentí ningún síntoma, pero de igual manera sucedió, el 24 de noviembre de 2011. Sólo sentí un dolor y necesidad de ir al baño y ahí fue cuando el niño se me fue y noté un vacío muy grande. Cuando me miré, estaba bañada en sangre.

– ¿Quién le atendió en ese momento?

M.T.R.: No recuerdo nada. Dice mi suegra que llamó a la Policía, que llegó como una hora después de la Cruz Roja. Me llevaron al Seguro y sólo me preguntaban dónde estaba el bebé, pero yo no sabía de qué estaban hablando porque ni siquiera sabía que estaba embarazada. El cordón umbilical se tuvo que haber reventado en algún momento y me preguntaban con qué lo había cortado, pero yo no había cortado nada. Tendrían que haberme hecho un examen para comprobarlo, pero no lo hicieron y, a pesar de no tener pruebas, no me creyeron.

– Los médicos pensaron que se había provocado un aborto. ¿Qué ocurrió a partir de entonces?

M.T.R.: Me detuvieron y me esposaron a la cama aún estando enferma. Allí permanecí todo el día. Después me dieron el alta y me llevaron a la bartolina policial. En ese momento me sentía mal de salud, iba con fiebre y me encontraba débil porque no habían terminado de atenderme en el hospital.

– ¿Cuál fue su situación mientras permaneció arrestada por la policía?

M.T.R.: Allí estaba tirada en el suelo. Con la humedad me subió todavía más la fiebre, pero siguieron sin atenderme. Pasaban la comida una vez al día, me quitaron las medicinas que me habían recetado y sólo me administraban una toma, a pesar de que las tenía que tomar cada ocho horas. Así me tuvieron cuatro días hasta que pasé a la audiencia inicial y de ahí a la prisión. No vi a ningún abogado hasta encontrarme en el juzgado. Mi suegra tuvo que investigar para saber dónde me habían mandado. Pasé seis meses hasta poder ver a mi hijo, al que no veo desde el 10 de mayo de 2012.

– ¿Cómo fue su llegada a la prisión y cómo es su vida ahora?

M.T.R.: Dormí en el suelo prácticamente un año hasta que hubo sitio para mí en la celda. Llegamos a estar hasta siete personas sin cama. Hay mucha sobrepoblación, el lugar está demasiado lleno, duermen dos presas en cada cama: dos arriba y dos abajo. En todo el sector hay unas 800 personas.Se sufre mucho y se pasan necesidades tanto materiales como físicas. Hay escasez de agua, hongos y suciedad, por eso hay mucha enfermedad aquí, demasiada. El sector se mantiene limpio porque nosotras mismas lo limpiamos.

Las que no tenemos sentencia no podemos adquirir ningún beneficio y todo eso nos afecta. A lo único que podemos acceder es a los cursos de la iglesia católica o de la cristiana. Yo voy a la iglesia cristiana, en la mañana a los cultos y en la tarde tengo que ver qué hacer porque ya aprendí a hacer cosas manuales que me enseñan las compañeras, aunque muchas veces no tenemos material.

Echo de menos a la familia. En mi caso, por la falta de recursos económicos, no pueden venir a las visitas y me duele ver que los míos prácticamente me han olvidado.

– ¿Cómo es la convivencia con las compañeras del sector?

M.T.R.: La comunión mía con ellas está bien, pero hay diferentes caracteres y la más fuerte quiere agarrar a la que es más débil. Hay gente que viene de la calle y otras que no, así que tenemos que adaptarnos para no perjudicar a las demás.

– Desde que se vio en esta situación, ¿cómo ha sido la relación con su familia?

M.T.R.: Mi familia no cree que abortara porque nunca vieron que estuviera embarazada. Si ellos pensaran que soy culpable, ni me aceptarían. La situación económica de mi familia es difícil porque yo era la que trabajaba y aportaba para el hogar. Mi suegra cuidaba a mi hijo y con el poco dinero que yo le podía dar había puesto una tiendita, pero desde que estoy aquí ya cerró. Me dice que no viene a visitarme porque no tiene dinero para venir hasta aquí.

El papá de mi hijo se fue cuando el niño tenía cuatro meses, y desde entonces lo he criado sola y era yo quien pagaba el colegio. Él formó otro hogar, ya tiene otros dos hijos. El mío prácticamente no tiene ayuda de nadie. Mi suegra lucha para mantenerlo, no sé qué hace para seguir pagando el colegio. En una situación muy difícil, cuando llega la prueba de Dios, no llega sólo para nosotros, llega para toda la familia. Mi hijo tiene asma a consecuencia de una bronconeumonía que le dio con sólo siete días de vida. Una semana está bien, otra recae. Ahora no sé cómo está de salud.

-¿Nadie notó que pudiera estar embarazada?

M.T.R.: No, incluso en los meses antes del aborto, estuve yendo al médico a la unidad de salud por inflamación en los pies y me daban medicinas para la inflamación. En ningún momento me dijeron que estaba embarazada. No tenía ningún síntoma. Pensaba que la hinchazón era por el trabajo, porque pasaba de pie prácticamente 24 horas, día y noche. Descansaba día sí, día no.

– ¿A qué se dedicaba antes de ser acusada?

M.T.R.: Era operaria en una maquila textil, de ahí mantenía a mi hijo. Pedía demasiados permisos por su enfermedad y me amenazaban con quitarme el trabajo, aunque llevaba la constancia de los médicos.

– La médica que la atendió declaró en el juicio que no se trataba de un homicidio porque no se conocía el tiempo de gestación.

M.T.R.: Eso lo dijo en la última audiencia. Declaró que no se podía decir que fuera un homicidio agravado cuando no se sabía la edad gestacional. Comenzaron a discutir si tenían que hacer un examen a la placenta o algo así para poderlo determinar. La fiscal llevó a la doctora para que declarara en mi contra, pero dijo que era un aborto, no un homicidio.

En el juicio también compareció la jefa de la maquila que manifestó que yo le había dicho que tenía sospechas de estar embarazada, pero en ningún momento aseguré que lo estuviera. Lo único que pudo argumentar fue que faltaba mucho al trabajo, pero llevaba la constancias médicas. Me condenaron sin tener pruebas.

MUJERES Y POBREZA

La Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto lleva a cabo en la actualidad una campaña por la puesta en libertad de María Teresa Rivera y próximamente presentarán una solicitud de indulto para dieciséis mujeres que cumplen condenas de hasta 25 años en la cárcel de Ilopango por delitos vinculados a abortos.

-Desde la agrupación consideráis el caso de María Teresa como un caso emblemático, ¿por qué?

Dennis Muñoz Rosa: El caso de Maria Teresa es emblemático en El Salvador porque rompe varios esquemas. Se trata de una mujer de 27 años condenada a 40 años. La denunciaron por el delito de aborto, asumiendo que lo había provocado o inducido premeditadamente, pero nunca contemplaron que hubiera sido por motivos ajenos a su voluntad.

A nuestro juicio hay varios vicios que se han cometido en la sentencia. En primer lugar, según el Instituto de Medicina Legal, la causa de muerte es por hipoxia perinatal que supone la asfixia del bebe por falta de oxígeno en el momento del nacimiento y es algo que ocurre por razones naturales. Por tanto, no hubo dolo para cometer el delito de homicidio en prejuicio del recién nacido.

En segundo lugar, el juez en la sentencia relacionó una testigo que dijo ser compañera de trabajo y que expresó que María Teresa le había comentado en enero de 2011 que se encontraba embarazada, pero el hecho por el que fue juzgada ocurrió el 24 de noviembre de 2011, por lo que el juez utilizó el elemento testimonial, aceptando que tuvo un periodo de gestación de diez meses y 24 días. Partió de una sospecha de enero de 2011. Es de una ignorancia inexcusable.

-¿Existen precedentes de condenas similares por parte del juez?

D.M.R: Sí, existen casos similares por parte del juez, estamos en un claro caso de misoginia. Y es que en El Salvador a las mujeres se les condena por el estereotipo de género porque se les exige que velen en el trabajo de parto sin asistencia médica fuera de un hospital, es decir, tienen que velar no sólo por su salud, sino por la salud del recién nacido.

Este juez ya había condenado en 2008 a una mujer a 30 años por el mismo hecho que María Teresa. Es un precedente que da la pauta a un patrón de conducta, no está razonando sus fallos conforme a derecho y eso es delito de prevaricación.

Por otra parte, en estos casos tiene que ver no sólo la cuestión de género, sino la condición de la pobreza. Estos casos ocurren a las mujeres pobres que no tienen acceso a un servicio de asistencia en la salud privada. Una investigación revela que desde 2000 a junio de 2011 son más de cien las mujeres acusadas, procesadas y la mayoría condenadas por el delito de aborto y de homicidio agravado, y que son procesos que se han iniciado con una denuncia de aborto.

Eso nos muestra la grave situación que hay en El Salvador y que ha surgido a raíz de la penalización absoluta del aborto en el país. El sistema de salud y de justicia ven como presas fáciles a las mujeres pobres en esos casos concretos. No identifican que la penalización absoluta del aborto es un problema de salud pública y derechos humanos.

-¿En qué situación se encuentra el caso de María Teresa?

D.M.R.: No tiene una sentencia firme, todavía tiene calidad de procesada, a pesar de haber sido condenada a 40 años. El proceso actualmente se encuentra estancado al haber presentado el recurso de anulación de la condena en la Corte Suprema. La resolución puede tardar hasta al menos tres años, de modo que ella estaría más de cuatro años presa sin sentencia firme. Y, mientras no se declare firme la sentencia no podemos presentar un recurso de revisión.

-¿Existen casos de resoluciones favorables en El Salvador?

D.M.R.:En la Agrupación hemos logrado algunas resoluciones favorables a través del recurso de casación. No es fácil la lucha porque no existe un impacto mediático para hacer incidencia y que la gente que va a juzgar tome conciencia y no resuelvan ligeramente los procesos. En el caso del personal de salud, no valoran si el aborto ha podido ser espontáneo, asumen que como el aborto está condenado, el involuntario también lo es. Es evidente la presunción de culpabilidad que existe en contra de la mujer.

-¿Cómo es la atención que reciben en el hospital las mujeres que han tenido un aborto?

D.M.R.: Como el caso de María Teresa, las mujeres llegan débiles y con pérdidas de sangre y se las esposa a la cama sin ser acusadas de delito. Estas mujeres, con poca educación sexual y reproductiva y escasos recursos, son sometidas a interrogatorios por el propio personal de salud que rompe con el secreto profesional poniendo en conocimiento de la Fiscalía el haber atendido un supuesto caso de aborto. El personal de salud nunca piensa en las causas naturales de la pérdida.

-¿Cuáles son las consecuencias de la penalización del aborto en El Salvador?

D.M.R.: El Salvador es uno de los cinco países donde está penalizado el aborto en todos los casos, pero es el único en el que se dan estas condenas. Con la presión de los movimientos conservadores de derechas y con la entrada del Código Penal de 1998 se suprimieron las tres figuras de aborto: terapéutico, por violación o por malformación del feto. Desde la Agrupación por la Despenalización del Aborto pedimos que se restituyan esas tres figuras, aunque actualmente existe una indiferencia por parte de todos los políticos porque no hay una exigencia pública que arrastre rédito electoral.

El Feminicidio ante el Poder Judicial: ¿Justicia pronta? Morelos.México

Cuernavaca, Morelos, México.- Cuando ocurre la muerte violenta de una mujer se desencadenan hechos y acciones que dañan el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y terminan afectando las relaciones humanas en el conjunto de la sociedad. Poner un alto a la impunidad en los feminicidios puede contribuir a revertir esta situación. El caso del feminicidio de Celia Muñoz, asumido como uno de los que se incluyeron en la campaña de Amnistía Internacional contra la violencia hacia las mujeres, es un claro ejemplo de esta lucha.

Cuando el Congreso del Estado de Morelos aprobó la tipificación del feminicidio en el artículo 213 Quinto del Código penal para el estado señaló que: “Comete el delito de feminicidio quien por razones de género, prive de la vida a una mujer. Existen razones de género cuando se acrediten cualquiera de las siguientes hipótesis (…)” El tema no se reduce al incremento de penalidad (de 30 a 70 años) sino a todo el proceso que se debe seguir, que características, cuales causas, que son desde el punto de vista jurídico lo que debe quedar suficientemente claro para hacer justiciable el hecho. Hay una corriente de pensamiento que pone énfasis en el castigo solamente y no en el análisis de lo que significa socialmente, para poder sancionar efectivamente, pero sobre todo tomar medidas de no repetibilidad que es, en última instancia, el significado profundo de la justicia y la lucha contra la impunidad. Desde la perspectiva de creación de una cultura de respeto a los derechos de las mujeres, el ámbito penal (la tipificación del feminicidio en este caso) es como el último eslabón de una cadena que tiene sus inicios en otros terrenos: injusticia, desigualdad, explotación, opresión, discriminación. La realidad es tan, pero tan oprobiosa, que hay que analizarla en toda su brutalidad, para preparar mejor las estrategias que nos permitan incidir en ella y transformarla.

La culpabilidad y sentencia que la familia Muñoz ha reclamado con dolor y mucha fuerza sobre todo con la exigencia de que la justicia se haga presente en el caso de Celia Muñoz, ocurrido en octubre de 2002, en Jiutepec, 11 años después hay un paso significativo en la justicia para que no se mantenga la impunidad. Se tiene preso al acusado, existen pruebas fehacientes, hoy se ha ratificado la sentencia, como se expresa en el expediente:  “Que con todos y cada uno de los elementos de prueba y convicción se acredita el cuerpo del delito de la muerte violenta u Homicidio calificado de Celia Muñoz Rodríguez, y en el mismo sentido se tiene plena y legalmente confirmada de manera definitiva la responsabilidad penal en contra del procesado Goven Hernández Martínez en la comisión del delito antes referido,  ello de conformidad a los establecido en el Código Penal y Civil de la época en el Estado, así como a lo que ordena el apartado B del artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como diversos Convenios, Tratados e Instrumentos Internacionales de protección en materia de los Derechos Humanos de las Mujeres firmados y ratificados por el gobierno de la Republica”

A principios del mes de Julio del presente año el Cuarto Tribunal Colegiado del 18º Circuito en el Estado, ordenó a la Tercera Sala del Primer Circuito del Tribunal Supremo Justicia del Estado de Morelos, cumplir con la respectiva ejecutoria de Amparo Directo (724/2012), emitiendo dicho Tribunal Local otra nueva resolución (Toca Penal: 1770/11- 8) siendo en el sentido de que nuevamente se ACREDITO en definitivo el cuerpo del delito de HOMICIDIO CALIFICADO en agravio de Celia Muñoz Rodríguez, siendo penalmente responsable Goven Hernández Martínez y se le impuso de nueva cuenta una sanción privativa de su libertad de 27 años y 6 meses. A partir de que el respectivo Juzgador estimó que se desprenden datos aptos, suficientes y eficaces para tener por comprobado que el día 15 de octubre de 2002, el referido acusado después de discutir con su esposa, a ella le disparó de manera dolosa en tres ocasiones con un arma de fuego causándole la muerte en forma inmediata. En este caso las pruebas que se tomaron en cuenta no fueron desvirtuadas durante el proceso: por lo que estas formaron convicción de la existencia de la comisión del ilícito y las mismas a criterio del juzgador por igual arrojan datos suficientes y eficaces para acreditar que el ahora condenado realizó actos idóneos tendientes a privar de la vida a Celia Muñoz. Es de comentar que el sentenciado Goven Hernández en todo momento negó los hechos que se le imputan (al grado de decir que anduvo divagando por varios Estados de la República por temor de ser denunciado de los hechos y que en realidad estuvo huyendo por aproximadamente tres años y medio). Así mismo en ese sentido existen indicios suficientes que acreditan el cuerpo del delito y la probable responsabilidad, y en consecuencia dicho Tribunal de Justicia del Estado es que procedió a ratificar la sentencia condenatoria en su contra, al igual en este caso se acreditó el calificativo de tradición y de alguna manera el condenado tácitamente reconoce su participación en dicho femenicidio. Así también y respecto a la condena y monto fijado por el juzgador por concepto de reparación del daño a favor de los deudos es procedente la condena del sentenciado al pago de la reparación del daño solicitado y de conformidad con el artículo 20 apartado B fracción IV de la Constitución Federal por un total de $ 30, 257 .00 que el sentenciado debe cubrir a los causahabientes de la víctima.

Saludamos este resolutivo judicial en contra de un feminicida que pretendió eludir la acción de la justicia. Han pasado muchos años y la familia no ha sanado las heridas. No hay reparación del daño posible. No se recupera la vida arrancada con violencia. Pero es un paso favorable, angustiantemente lento y retardado, pero paso al fin, en la consecución de la justicia.  Por ello, hoy más que nunca ratificamos que la justicia debe ser pronta y expedita, para evitar revictimizar a las víctimas y familiares, y sobre todo avanzar en las medidas de prevención que impidan la repetición del feminicidio en una sociedad harto adolorida, por lo que este caso nos impulsa a seguir exigiendo que se tomen todas las medidas posibles, establecidas en la Alerta de Violencia de Género, contemplada en la Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, como lo hemos documentado ampliamente en Morelos.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.

 

Mapa del feminicidio en América Latina. 2013

Mujeres y hombres,niños y ancianos..todos, este no es el problema de un genero, es de toda una sociedad..se trata de su sobrevivencia de la especie humana.
Lo único que verdaderamente puede ayudarnos a todos y principalmente a la víctimas de esta violencia… LAS MUJERES es un cambio de valores,es abandonar nuestro machismo y nuestro autoritarismo y vernos como iguales,como pares,los estados están pendientes de usufructuar del poder.Solo la organización de la mujeres,sus familias,las comunidades,los hombre conscientes de el daño que ellas reciben podrán en un mediano plazo empezar a evitar tanta violencia y sus consecuencias…
Francisco Elias Prada participemos todos con nuestras opiniones y acciones, este espacio es para esto…..para generar iniciativas concretas entre todos

Proyecto Cuerpo de mujer=Peligro de muerte

La “pandemia” que está matando a la mujer latinoamericana

Redacción

BBC Mundo

En las notas publicadas a continuación encontrarán historias que no suelen aparecer en los medios.

Son crónicas de mujeres que han sido asesinadas por el hecho de ser mujer.

La palabra no aparece en la Real Academia.

 Sus casos son ejemplos significativos de un crimen que cada año mata a una enorme cantidad de mujeres en todo el mundo.

Pero a pesar de ser un problema tan grave, no tiene ni nombre ni hay cifras oficiales.

Se le llama “feminicidio” o “femicidio”, según el país, pero cuando se busca en la Real Academia de la Lengua, la respuesta es que esas palabras “no están registradas en el Diccionario”

Pero obviamente existe. Y en América Latina es especialmente grave.

Tanto que un informe de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) publicado en 2012 indica que en algunos casos alcanza…

Ver la entrada original 3.240 palabras más

Oaxaca suma 220 Feminicidios desde 2010.

7 DE AGOSTO DE 2013
OAXACA, Oax. (apro).- Con el asesinato de la estudiante Ivón Jiménez Camacho, suman 220 los feminicidios cometidos durante el sexenio del gobernador Gabino Cué Monteagudo.

De estos crímenes, tan sólo 42 han sido cometidos este año, denunció la coordinadora del Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Yesica Sánchez Maya.

Aunado a ello, dijo, de diciembre de 2010 a la fecha se ha reportado la desaparición de 18 mujeres de entre 15 y 30 años de edad.

Y agregó que la alternancia política en Oaxaca iniciada en 2010 con Gabino Cué no ha representado una disminución de los asesinatos de mujeres y niñas, sino, por el contrario, aumentó de tal manera que Oaxaca se encuentra entre los cinco estados con más altos índices de feminicidios.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que el pasado domingo desapareció la estudiante de 20 años cuando se dirigía al templo del Ex-Marquezado y fue localizada muerta ayer martes a las 17:00 horas a orilla de la carretera en el paraje “Santa Rita”, perteneciente a la agencia de San Sebastián Etla.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y peritos en diversas especialidades informaron que la vestimenta de la víctima hallada en el paraje coincide con la de Ivón Jiménez Camacho.

De acuerdo con los resultados de la necropsia, la estudiante presentaba fractura craneoencefálica y no tiene huellas de violencia sexual.

Sánchez Maya advirtió que el crimen refleja que “el Estado todavía no ha colocado el mensaje contunde de no permisibilidad de violencia contra las mujeres o es débil el posicionamiento de acción frente a los asesinatos”.

Muestra de ello es que la incidencia de estos delitos crece y la expresión más dramática son los cientos de asesinatos y las altas estadísticas de violencia familiar y sexual durante este periodo.

Consideró indispensable crear un protocolo de investigación de feminicidios porque la “Alerta Amber” no es la apropiada para la búsqueda de mujeres desparecidas.

Y aunque hay 18 mujeres de las que se desconoce su paradero, “lamentablemente no hay un protocolo para desaparecidas”, puntualizó.

Cuestionó que el INEGI solo registre homicidios contra mujeres cuando toda muerte violenta de este género tiene que investigarse como un feminicidio.

Nueva reforma para obligar al Estado a actuar contra feminicidio.2013

Nueva reforma para obligar al Estado a actuar contra feminicidio

Por: Anaiz Zamora Márquez

Cimacnoticias | México, DF.- 02/08/2013

Cansadas de que el Estado mexicano sólo proteja a las mujeres en el discurso y de que se niegue a poner en acción la Alerta de Violencia de Género (AVG), legisladoras, académicas, investigadoras y activistas se reunieron para plantear alternativas que hagan operable este mecanismo de protección.

Congregadas en el Salón Digna Ochoa de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), las feministas que impulsaron la creación de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV) y representantes de organizaciones civiles a las que se les ha negado la solicitud de AVG, lamentaron la omisión y negligencia del Estado mexicano.

Las asistentes se manifestaron a favor de reformar la LGAMVLV y anunciaron la reciente integración de grupos de trabajo para evaluar la legislación y plantear sus modificaciones.

La antropóloga feminista y ex diputada federal Marcela Lagarde apuró a que se realice una evaluación de la forma en que hasta ahora ha sido aplicada la legislación, para a raíz de ello reformarla y elaborar una propuesta de reglamentación para “que no nos vuelvan a dar la vuelta”, advirtió.

La diputada federal Martha Lucía Micher Camarena adelantó que se buscará eliminar la atribución del Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (SNPASEVM) en la determinación de la procedencia de la AVG, y en su lugar crear un grupo multidisciplinario que investigaría la violencia feminicida en un territorio determinado.

La senadora por el PRD y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Angélica de la Peña se manifestó a favor de ampliar las obligaciones de los gobiernos locales para que también asuman su responsabilidad y puedan emitir la declaratoria de AVG.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) –que conjunta a más de 40 organizaciones civiles por los derechos femeninos– exigió una reforma integral tanto de la LGAMVLV y a su reglamento, para que “el Estado deje de simular y cumpla efectivamente su responsabilidad de garantizar la integridad de las mujeres, sin espacio a las interpretaciones o a negociaciones políticas a favor del gobierno en turno”.

Y es que en seis años de vigencia de la ley que mandata la AVG, el SNPASEVM rechazó en más de 10 ocasiones admitir la solicitud de inicio de investigación y votó negativamente la procedencia de indagación para los estados de Nuevo León, Hidalgo y Guanajuato, y dos veces para el Estado de México.

Las asistentes coincidieron en que la reiterada negativa es “sumamente alarmante”, pues el feminicidio creció en la última década de tal manera que actualmente todo el territorio mexicano está ante una “emergencia nacional”.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informan que de 2000 a 2010 se registraron 14 mil 994 homicidios dolosos de mujeres, y sólo en 2012 la cifra fue de 2 mil 774 asesinatos por razón de género.

MALA REGLAMENTACIÓN

La doctora en Antropología Marcela Lagarde resaltó que la publicación de la LGAMVLV fue resultado de años de esfuerzos del movimiento feminista por garantizar a las mujeres una vida libre de violencia.

Destacó que una de las grandes innovaciones de la Ley General fue precisamente el establecimiento de la AVG como un mecanismo de protección colectiva que implicara a los tres niveles de gobierno para eliminar y erradicar la violencia feminicida.

Lamentablemente –advirtió– lo que quedó plasmado en la legislación no llegó a la reglamentación, pues se creó un procedimiento sumamente burocrático que impide la puesta en práctica de la AVG, y la contempla como una herramienta contra los gobiernos.

De acuerdo con el artículo 37 de la LGAMVLV, correspondía a la Secretaría Ejecutiva del Sistema, es decir el Instituto Nacional de las Mujeres, elaborar el proyecto de reglamento y presentarlo a sus “integrantes para su consideración y aprobación en su caso”.

Las representantes de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad-Oaxaca, el Centro de Derechos Humanos Victoria Diez, el Centro Las Libres, Servicios de Inclusión Integral, Arthemisas por la Equidad, y el OCNF –organizaciones que emprendieron el laborioso camino de presentar una solicitud de AVG– resaltaron que los requisitos de forma y de fondo que mandata el reglamento son prácticamente “imposibles de acreditar”.

Por ejemplo para ser admitida la solicitud, se requiere que quien la presente sea una organización constituida legalmente, lo que deja fuera a los colectivos y grupos que defienden los DH de las mujeres.

También se debe “afirmar que existe violencia sistemática contra las mujeres”, lo que para las organizaciones se ha traducido en la ardua labor de recopilar, conjuntar, analizar y exponer además de los casos de feminicidio y asesinatos de mujeres, la forma negligente en la que actúan las autoridades para la adecuada investigación y sanción.

Este punto –denunciaron– es sumamente cuestionable, pues para demostrar la existencia de esta violencia se debe realizar una investigación más precisa que el Sistema se niega a iniciar.

PARA LA AUTORIDAD EL FEMINICIDIO NO EXISTE

Al poco actuar de las autoridades locales –motivo principal por el que se presentan las solicitudes– se suma la negativa del Sistema por emprender acciones, lo que trae como consecuencia que los crímenes contra mujeres continúen y en algunos casos aumenten.

Por ejemplo en Guanajuato, tras la negativa del pasado 21 de mayo, se sumaron 26 asesinatos de mujeres. De enero a abril de este año ya se habían cometido 24 crímenes, por lo que en 2013 ya van 50 homicidios por razones de género.

En el Edomex, después de la votación de 2010, fueron asesinadas 563 mexiquenses. Horas después de que fuera negada la procedencia de investigación para Tula, Hidalgo, fue ultimada otra joven en este municipio.

Rodolfo Domínguez, abogado y representante del OCNF, explicó que las consecuencias de las negativas de AVG van más allá del grave incremento en el número de mujeres asesinadas.

Pues al rechazar los argumentos de las organizaciones civiles se cuestiona y vulnera su trabajo, además de que se perpetúa la idea de que las agresiones contra las mujeres “no son algo grave o importante”.

E incluso el Estado desconoce tratados internacionales ratificados por México como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), cuyo Comité en 2012 emitió una recomendación para que se “eliminaran los obstáculos que impedían la aplicación de la AVG”.

13/AZM/RMB/LGL

Casa de la Mujer / Crímenes de odio.

Casa de la Mujer / Crímenes de odio

 En Haití, desde este pasado viernes 19 se desató una ola de violencia homofóbica hacia las personas gay, lesbianas, bisexuales y trans.

 Uno de los correos recibidos  se refiere a la situación de la siguiente manera: “(…) a través de varias manifestaciones públicas las Iglesias están incitando al odio y solicitando que las personas homosexuales sean sacadas del país y, como consecuencia, dos homosexuales fueron asesinados la noche del sábado 20; fueron sacados de sus hogares y asesinados. Estamos haciendo un llamado a todos nuestros aliados-as para que difundan este hecho y pidan que las autoridades del país sancionen estos hechos y controlen la situación.”

A su vez, el Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (RedLad) y su Coordinación Temática de Diversidad Sexual, se unen a los más de 42 activistas y 19 organizaciones de derechos humanos en Haití, y alertan sobre el asesinato de dos homosexuales en el marco de la marcha denominada “No al matrimonio gay en Haití”, convocada por sectores políticos y religiosos conservadores.

Cuando no se admiten los matices y solo situamos al ser humano en dos categorías: los buenos (yo y mis congéneres) y malos (los otros) estamos frente a una señal de alerta: el odio y sus crímenes pueden estar demasiado cerca

La RedLad apunta: “En términos de derechos humanos, una mayoría no puede imponerse sobre una minoría al punto de coartar el ejercicio de sus derechos y libertades. La universalidad de los derechos humanos y su profundización es urgente en Haití y hechos tan lamentables solamente debilitan el arraigo democrático, fragmentan a la población y exacerban conductas de violencia y persecución ciudadana”

Los crímenes de odio son preocupantemente comunes en  todo el mundo.

Los que más conocemos por la prensa en Venezuela son los asesinatos a homosexuales, lesbianas y trans.

Recordemos los últimos locales: el joven que rociaron con gasolina en el municipio Linares Alcántara y a otra víctima, una chica lesbiana a quien un hombre le disparó dentro de una carnicería ubicada en Las Delicias; no pudo superar la gravedad de las lesiones y murió en el hospital.

Los criminales escogen a sus víctimas por su orientación sexual, raza, color, religión, política, origen, género, identidad de género o incapacidad física y estos fanáticos  que por su carga de prejuicios están motivados a actuar delictualmente -en algunos casos con la certeza de que cumplen una misión- afectan a toda la comunidad sensible a ser amedrentada o asesinada por la misma causa e igualmente, a otros colectivos vulnerables por otras, es decir, todas y todos.

Nota: Amnistía Internacional, emitió el viernes 19 un llamado a acción urgente sobre la situación de Charlot Jeudy quien es el director de la organización que lucha por los Derechos Humanos de la población LGBT en Haití llamado Kouraj quien ha estado recibiendo amenazas de parte de los grupos religiosos.

Antes y ahora

La hoguera sigue en muchas partes, sobra quienes se la merecen y abundan los palos secos para que arda.

Ante la conducta violenta motivada por prejuicios y fanatismos peligrosos que se concreta con los crímenes de odio que se cometen diariamente en el mundo, aflora  en muchas personas el sentimiento de vergüenza por la especie humana que  sigue siendo capaz en el siglo XXI  de ejecutar o provocar los mismos actos crueles que han tenido lugar a lo largo de la historia.

Cuando las diferencias son imaginadas o consideradas de manera radical, estamos frente a una señal de alerta.

Cuando no se admiten los matices y solo situamos al ser humano en dos categorías: los buenos (yo y mis congéneres) y malos (los otros) estamos frente a una señal de alerta: el odio y sus crímenes pueden estar demasiado cerca.

Y el  don de la palabra está presente en primer plano y ha tenido efecto. La palabra tiene peso para fabricar realidades que conducen al odio y al exterminio de los y las odiadas.

Cegueras

¿Qué se necesita para cometer un crimen de odio? Odiar, responde, Thais, solo odiar.

¿Y cómo se aprende a odiar? Llenándote la cabeza con las  palabras que te dicen en contra de otras personas que ni conoces, o no conoces bien, pero diferentes a mí o que lo parezcan, dice Roger.

Thais: También se aprende con imágenes, estudiando historia y practicando una religión. Yo creo que el odio puede heredarse.

Carolina: Un grupo de mentiras u obsesiones oídas mil veces pueden enseñarte a odiar. Esto se puede aprender hasta en la casa, y también en la iglesia, en la escuela, en la política, con las leyes, con las costumbres y sin darnos cuenta.

Carlos: Hay gente fanática que no piensa por sí misma y obedece a otras personas sin saberlo.

Son personas enceguecidas al principio, luego enceguecidas por el odio y obedientes a un hombre (sic) o a una idea predicada por un grupo.

Jesica: Hay seres que por sus cargos ejercen un gran poder, y te prometen algo bueno, un paraíso, un mundo mejor pero sin tal o cuales grupos que obstaculizan tu bienestar o que ofenden determinada creencia, o no les gusta lo que hacen o dejan de hacer.

Margy: Los fanáticos heterosexuales matan a los homosexuales, no se entiende por que, así será su rabia y su odio. Es la misma irracionalidad de los blancos matando a los negros, aunque en la película. La milicia Hutu mataba a los Tut- sis; pienso que se puede inventar el motivo para odiar, sólo hace falta que te lo creas.

Reflexiones de un grupo de estudiantes después de la proyección de la película Algunas veces en abril de Raoul Peck , sobre el genocidio en Ruanda (1994),  y  a  propósito de la noticia de los crímenes de odio ocurridos recientemente en Haití.

Casa de la Mujer Juana Ramírez “La   Avanzadora” – Maracay

(Fundada en  1985)

Programa de Atención a Mujeres en situación de violencia

De lunes a jueves   de 8 a 12 y de 1 a 5 p.m.

Viernes de 8 a 12 y de 1 a 4 p.m.

CEDIAR -Centro de Documentación e Información “Aída Arroyo”.

 Servicios: lunes a jueves  de  1,30  a 5 pm –

Directorio: Órgano Divulgativo de la Casa de la Mujer Juana Ramírez “La Avanzadora”  C/ López Aveledo  Norte No. 11. Urb. Calicanto. Aptdo.   Correos  2028. Telefax. 0243- 2463796  Correo E: cmjrla@yahoo.es

No. 848 Año XXIII    24 /07/2013