Oaxaca, un estado peligroso para las mujeres.2013

Concha Moreno – Por un México inteligente – 14/04/2013

España, Oaxaca – El cambio de gobierno en Oaxaca, con Gabino Cué a la cabeza, no ha significado una disminución de los asesinatos de mujeres y niñas, sino todo lo contrario: desde diciembre de 2011 han aumentado un 50%. A día de hoy ya se han registrado 174 casos.

Eufrosina Cruz Mendoza, nacida en un pueblo del monte de Oaxaca, es la primera mujer indígena que ha ocupado el cargo de presidenta del Parlamento de Oaxaca (2010) Hoy se sienta en la Cámara de Diputados del DF y asegura que 428 municipios de Oaxaca todavía se rigen por sus usos y costumbres tradicionales y no por las leyes, y, en casi 100, las mujeres no tienen derecho a participar en los procesos democráticos.

Por otra parte, el pasado mes de marzo, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) denunciaba que el personal penitenciario sometía a tratos crueles y degradantes a los familiares de reclusos, a quienes obligan a desnudarse por completo para revisión, incluso a mujeres y a niños. Como consecuencia, el organismo instó a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal a aplicar una serie de medidas encaminadas a evitar estas situaciones, que parecen ser bastante habituales.

Este es el panorama que se respira en el Estado, en donde ser mujer supone un alto riesgo para la integridad, independientemente de la edad, puesto que los agresores no respetan ni a las niñas.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Según el informe Feminicicio y violencia contra las mujeres en Oaxaca, elaborado por el colectivo Huaxyacac, la repetición cotidiana de muy diversos actos de violencia intrafamiliar hace que se vean como normales y aceptables las relaciones violentas contra las mujeres en esta zona. Es algo que me parece inaudito, pero parece ser que, a fuerza de presenciar la violencia, ésta termina incorporándose al día a día. Al menos en Oaxaca.

Sin embargo, las voces de este grupo llevan años alzándose contra esta situación. Del seguimiento que han hecho, y que reflejan en el citado informe, se desprende que de 2010 a noviembre de 2012, la PGJE reportó 2.910 casos de este tipo de violencia. De hecho, es la agresión más frecuente.

A pesar de que la ley establece que se trata de un delito y que en muchas ocasiones destruye o acaba con la vida de niñas, adolescentes, jóvenes y adultas, no se reconoce a la violencia intrafamiliar como un delito grave. Esta calificación, unida a la aceptación de la violencia intrafamiliar como algo “normal”, ha permitido que en los últimos años las instituciones del estado no hayan generado políticas eficaces para su prevención y atención oportuna.

VIOLENCIA SEXUAL

La violencia sexual es mucho más frecuente de lo que aparece en las estadísticas, como muy bien sabemos. Se debe a que en muchos casos las víctimas, sean niñas, jóvenes o mujeres adultas, callan por vergüenza, temor o porque les hacen creer que ellas lo provocaron.

Este tipo de violencia ocupa el segundo lugar en las agresiones más frecuentes hacia las mujeres en el estado de Oaxaca, sólo después de la violencia intrafamiliar.

De diciembre de 2010 a noviembre de 2011 se registraron 183 ataques sexuales contra mujeres y niñas, mientras que en 2012 se documentaron 172 agresiones del mismo tipo. Lo más común es la violación, pero las agresiones son mucho más frecuentes de lo que aparece reflejado en las estadísticas, y una de las que menos se denuncian. EN 2011 se registraron 194 violaciones (57%) y en 2012, 90 (52%). En cuanto al abuso sexual, en 2011 se contabilizaron 47 (27%) casos, pero llegaron a 68 (40%) un año después.

DESAPARICIONES

La desaparición, según diversos estudios, está ligada a la trata de personas para la industria del comercio sexual. En Oaxaca, los reportes de prensa señalan que en 2011 se registraron 27 casos de desaparición de mujeres y jóvenes, mientras que en 2012 sumaron 22. En ambos años, la región de Valles Centrales concentró el mayor número de casos, con 18 y 16 respectivamente. De las 49 mujeres desaparecidas, 27 tenían entre 11 y 20 años.

REEDUCACIÓN PARA LOS HOMBRES VIOLENTOS

El 1 de febrero de 2007, el Diario Oficial de la Federación publicó la Ley de acceso para las mujeres a una vida libre de violencia (1), que contempla la reeducación de los agresores como una medida de reinserción social y de prevención de la violencia.

Por supuesto, la ley es de ámbito estatal, pero parece que se han olvidado de ella, porque hasta hoy no se ha implementado la capacitación y la coordinación entre las instancias de procuración de justicia, seguridad pública y el poder judicial, a fin de conseguir que los hombres se hagan responsables de parar su violencia, y de cambiar sus valores y sus formas de relacionarse.

Las personas que integran Huaxyacac están convencidas de que también es necesario trabajar preventivamente con los jóvenes en las escuelas, con el fin de que cuestionen de manera temprana las relaciones basadas en el control y la violencia.

OBSERVATORIOS CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

En Oaxaca existen dos observatorios, el Intercultural de Violencia Social y de Género y el de la Violencia Social y de Género Municipal. El primero es un proyecto impulsado por el Centro Profesional Indígena, con apoyo financiero del Instituto nacional de Desarrollo Social. Su función es el seguimiento de la equidad de género y el acceso a la justicia de las mujeres indígenas.

El segundo tiene como finalidad analizar las causas que generan la violencia social y de género, para así crear políticas públicas, mejorar el actuar policial, fomentar la cultura de la denuncia y recuperar la confianza de la población en la policía municipal. Al menos, es lo que dijeron en su momento, el día de la flamante inauguración. Curiosamente, el síndico Felipe Heredia Marín manifestó entonces que el observatorio “permitirá complementar los objetivos para erradicar la violencia en Oaxaca” Hoy, la violencia sigue creciendo.

David Jorge Cruz Córdova, del Centro de Economía y Políticas Aplicadas de la Univas, afirmó en su momento: “Esperemos que a través del Subsemun (Subsidio para la Seguridad Pública Municipal) se puedan gestionar recursos para investigaciones de temas como el alcoholismo como factor causante de la violencia entre los jóvenes; un diagnóstico de la violencia social en el Municipio de Oaxaca de Juárez y la creación de un plan de prevención social y capacitación a los funcionarios públicos”. El colectivo Huaxyacac denuncia que actualmente hay demasiado trabajo sin hacer.

RECOMENDACIONES Y EXIGENCIAS DEL COLECTIVO

  • Políticas públicas de “Cero Tolerancia a la Violencia de Género en el Gobierno Estatal”, incluida la destitución de los funcionarios violentos en sus hogares y especialmente a los responsables de hostigamiento sexual laboral.
  • Reconocer y tomar las medidas necesarias para acabar con la violencia obstétrica, en especial con las cesáreas innecesarias, la episiotomía, el maltrato psicológico, y la manipulación intrauterina posparto, entre otras prácticas ampliamente documentadas y prohibidas por las normas internacionales y nacionales.
  • Capacitación a jueces para que apliquen justicia de manera pronta y expedita y emitan sentencias acordes a los estándares internacionales.
  • Establecer un sistema único de registro e información estadística en el estado, que dé seguimiento a los casos de violencia contra mujeres e informe sobre la incidencia, distribución geográfica, características de las mujeres afectadas, los tipos de violencia, el quehacer de las instituciones y sus resultados de manera periódica y pública.
  • La obligatoriedad de los agresores a asistir a programas re-educativos y que éstos se implementen a través de los Centros de Re-educación para Agresores contemplados en la Ley de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Género.
  • Que el Congreso del Estado apruebe de manera inmediata las iniciativas presentadas por el gobernador Gabino Cué en agosto del 2011, a efecto de reformar a la Ley de Acceso para las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de Género, reformar el delito de violencia familiar, y tipificar la violencia obstétrica.
  • Al Congreso del Estado de Oaxaca y el Gobierno Estatal les exigen que generen las condiciones para que la Subprocuraduría de Atención a Delitos contra las Mujeres, así como el Centro de Justicia para mujeres dependientes de la de la PGJE tenga un presupuesto etiquetado y suficiente para desarrollar su labor.
  • A los tres niveles de Gobierno les requieren a que garanticen la etiquetación y la asignación de presupuesto suficiente en sus programas operativos anuales para asegurar un real acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.
  • MEJORA LA ATENCIÓN A LAS DENUNCIANTES?

  • Recientemente, el procurador de justicia del Estado de Oaxaca, Manuel de Jesús López López, informó que del 100 % de las denuncias que se realizan contra la violencia hacia la mujer, sólo resta darle seguimiento a un 30%, lo que coloca a la entidad “por encima de la media nacional en relación a investigar la violencia contra las féminas”.

Pese a las denuncias de Huaxyacacm y a que la entidad ocupa uno de los 10 primeros lugares en crímenes contra la mujer, el titular de la PGJE destacó que han transparentado cifras que en administraciones pasadas no se hacía, aunque éstas “se encuentran sólo en la página de internet oficial de la Procuraduría”.

Dentro de los nuevos mecanismos que se implementan para combatir el crimen contra la mujer destacó los trabajos de la subprocuraduría especializada en delitos contra la mujer por razón de género, que también trabaja con fiscalías especializadas en las regiones del Estado. Con ello confirmó que existe una base de datos de delitos contra la mujer que se actualiza diariamente.

Yo he entrado en la página, y los últimos datos a nivel del estado corresponden al 30 de noviembre de 2012. Sin embargo, los datos sobre denuncias sí son actuales, pues incluyen las presentadas hasta febrero pasado. De acuerdo con las cifras mostradas, en los dos primeros meses de este año se han registrado 239 por violencia intrafamiliar y 102 por violencia sexual. Por lo que se refiere al pasado año 2012, los datos de este apartado recogen 1.474 denuncias por violencia familiar (1.146 en 2011) y 548 por delitos sexuales (586 en 2011). También contabilizan 58 homicidios dolosos.

Esta es la triste realidad del género femenino del Estado de Oaxaca. Aunque las cifras de 2012 podrían inducir a pensar que se está trabajando para mejorar la situación, una mirada a los números de estos primeros meses de 2013 hacen pensar lo contrario. O, más bien, que se han “maquillado” los datos del año pasado. Lo cierto es que a mí no me cuadran.

El próximo mes de julio se celebran elecciones municipales y mi deseo es que los nuevos representantes articulen medidas que permitan a las mujeres oaxaqueñas vivir sin la espada de Damocles de la violencia. No es que deposite una gran confianza en ello, pero, sinceramente, la esperanza es lo último que se pierde.

(1) http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGAMVLV.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s