Femicidio en la cárcel: “No hay una forma legal de evitar esto”.Argentina.2013

Jueves, 14 de febrero de 2013

Femicidio en la cárcel: “No hay una forma legal de evitar esto”

Lo dijo el director del Servicio Penitenciario, Horacio Pascual, por el crimen de una mujer en una visita íntima. El jefe del penal de Gualeguaychú fue removido. Los graves antecedentes de Schiaffino.

José Amado/ De la Redacción de UNO jamado@unoentrerios.com.a

Durante toda la noche del lunes y hasta la mañana del martes, la alegría del multitudinario festejo por el carnaval en Gualeguaychú retumbaba en los pabellones de la Unidad Penal Nº 2, donde nadie celebraba nada. En una de las tres unidades familiares que tiene la cárcel, Marcelo Schiaffino, de 38 años, condenado por prostituir a una menor, recibió la visita de su pareja, Jésica Ocampo, de 23, junto a la hija de la mujer, de 1 año y medio.

Los presos pueden recibir vistas íntimas no más de 96 horas mensuales, que pueden completarse en 24 por semana o todas juntas una vez al mes. Esta última modalidad fue la que eligieron Schiaffino y Jésica. Según el acta firmada en noviembre, ante el defensor de Pobres de la ciudad, la joven afirmó que mantenía una relación con el condenado desde tres años atrás, pero desde hace tres meses comenzaron sus visitas a la cárcel. En algún momento entre el sábado por la tarde y el martes al mediodía, el preso la asesinó.

“Hasta ayer -por el martes- no había habido inconvenientes ni novedades, transcurría todo normal”, contó el director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos (SPER), Horacio Pascual, en diálogo con la 97.1, La Red Paraná. Los guardias y la celadora pasaron tres veces al día (desayuno, almuerzo y cena) y no notaron nada extraño. A la hora del almuerzo del martes llevaron la comida para los tres y vieron a la niña caminando por el pasillo. Le preguntaron a Schiaffino por su pareja, y les dijo que se estaba bañando. El ruido del agua de la ducha se podía oír. Unas tres horas después, él mismo llamó a los penitenciarios. Cuando llegaron, abrieron la puerta y les dijo: “La maté”


Un antecedente y la bronca familiar

Un viejo episodio regresó a la memoria del director del SPER y de los penitenciarios con mayor antigüedad en Gualeguaychú. “Hace unos cuantos años, unos 15 años atrás, hubo otro hecho similar en la misma unidad penal donde un interno dio muerte a su esposa a través de la inhalación de gas de una garrafa que estaba en la cocina que se comparte del pabellón de la unidad familiar”, contó.

La historia de amor entre el interno y la joven no era tal, según contaron los familiares y amigos de Jésica que ayer protestaron y quemaron cubiertas frente a la cárcel.
“Esta muerte no debió haber sucedido, nadie controla nada parece. Ella seguía viniendo porque estaba amenazada, él no puede salir pero tiene gente afuera que manda. Ya el año pasado le pegó y la mandó al hospital por varios días”, relató un hombre a Radio Máxima, y agregó: “Queremos hablar con el fiscal, no queremos que salga nunca más de acá adentro”. Más tarde, fueron recibidos por Lisandro Beherán, y les entregaron el cuerpo de Jésica para velarla.

Derecho a la privacidad
“La conmoción que causó en la unidad penal y en el Servicio Penitenciario hace que nosotros estemos pensando en estas circunstancias, pero lamentablemente no hay mucho por modificar dado que -las visitas- son derechos de todos los internos”, dijo Pascual, y agregó: “No hay forma legal de evitar esto, el único derecho que los internos tienen coartado es la libre circulación, y todos los demás lo tienen inculcado a través de la Ley Penitenciaria nacional y la provincial que adhiere. Y como tal tienen derecho a la privacidad”.

Sobre el momento de las visitas íntimas, el director del SPER dijo: “Nosotros lo que hacemos es un control en la circunstancia de la entrega del desayuno, el almuerzo y la cena. De no mediar algún pedido de auxilio o un grito que pudieran alertar a la guardia no se concurre a ese espacio, que no está contiguo a la guardia en sí ni tampoco a los lugares de alojamiento del resto de la población penal. Por una cuestión obvia: estamos hablando de la privacidad del interno con su pareja”.


Una conducta “variable”

Como informó UNO ayer, Schiaffino fue condenado a 13 años de prisión por esclavizar y explotar sexualmente a una chica de 15 años en Gualeguaychú. La secuestró, la torturó y la prostituyó. Con 29 años lideraba una banda que prostituía a mujeres, integrada por su madre y sus tres hermanos, también condenados por Promoción de la prostitución.

Desde entonces “es un interno que ha sido muy variable en su conducta en las unidades penales, porque ha sido trasladado desde la de Gualeguaychú a la de Gualeguay, a Paraná, inclusive hasta fuera de la provincia -contó Pascual-. No obstante, a través del tiempo ha sido abordado por equipos interdisciplinarios de psicólogos, psiquiatras, ha estado medicado, se le han abordado los tratamientos, y ha ido avanzando en el régimen progresivo de la pena. A un punto tal de llegar a la posibilidad de una salida transitoria sociofamiliar concedida por el juez de Ejecución de Penas, donde en la primera salida no volvió en tiempo y en forma, fue declarado prófugo, y recapturado días posteriores por personal del SPER. El juez suspendió el beneficio de la salida transitoria, pero esto no hace posible suspenderle la posibilidad del usufructo de la unidad familiar”.

Sed de venganza y traslado
Desde el martes, Schiaffino se encuentra alojado en una celda individual cercana a la guardia, con una custodia permanente. Las autoridades penitenciarias creen que no es conveniente regresarlo con el resto de la población penal, ya que, según dijo Pascual: “Hemos recibido algunas manifestaciones de algunos internos con cierto tono de agresividad con él por el hecho que llevó a cabo”.

Por esto, se está evaluando la posibilidad de que sea trasladado a otra cárcel, pero luego de las medidas que ordene el juez de Instrucción que lleva adelante la investigación del homicidio de Ocampo

Echaron al jefe del penal
“Luego de los hechos suscitados en el día de ayer de público conocimiento, el director de la Unidad Penal de Gualeguaychú, subprefecto Santiago García, fue relevado de su cargo”, se informó desde el Ministerio de Gobierno y Justicia de la Provincia. En las próximas horas será designado una nueva autoridad para la cárcel denominada “de máxima seguridad” del Servicio Penitenciario entrerriano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s