De 400.000 violaciones sexuales al año, sólo se denuncian 14.000, dicen investigadores.Mexico.2013

Nidia Marín – La Prensa – 10/02/2013

México, Ciudad de México – Con un deshonroso primer lugar en violaciones sexuales en el mundo, México vive cada año entre 120 mil y 450 mil delitos de este tipo en mujeres (cifras negras de investigadores, aunque no hay certeza alguna), de los cuales sólo 14 mil son denunciados.

Y Guerrero, si bien no tiene el porcentaje más alto del país en la materia, ya que en 2010 el número de violaciones denunciadas por cada 100 mil mujeres fue de 22 por ciento, es suficiente para ubicarlo en el sitio número 17 nacional.

Sin embargo, ya cuenta con normas al respecto y si los cinco delincuentes que atacaron a las seis mujeres españolas en Acapulco son detenidos y enjuiciados, se harán acreedores a una pena que va de 8 a 16 años de prisión.

Ello, porque la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Estado Libre y Soberano de Guerrero, promulgada el 8 de febrero de 2008, modificada por última vez el 22 de noviembre de 2011 y reglamentada seis meses después de su promulgación, señala ese castigo. Ahora que si los presuntos agresores son menores de edad… vaya usted a saber.

Dicha ley define en su artículo 9 fracción III como violencia sexual: “Es cualquier acto que degrada o daña el cuerpo o la sexualidad de la víctima y que por tanto atenta contra su libertad, dignidad e integridad física. Es una expresión de abuso de poder que implica la supremacía masculina sobre la mujer, al denigrarla y concebirla como objeto”.

Mientras las estériles lágrimas del alcalde exhiben su desmoronamiento, la fórmula TESS (trabajo, educación, salud y seguridad) sigue esperando una aplicación a fondo en aquel municipio y en general en Guerrero.

Un acucioso trabajo sobre las mujeres en dicha entidad, auspiciado por la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que han Emprendido las Autoridades Competentes en Relación a los Feminicidios Registrados en México, de la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, la ONU, a través de la entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres y el Instituto Nacional de las Mujeres, ofrece significativos datos que, en buena parte, pudieran explicar las recientes violaciones a las mencionadas seis mujeres españolas en el principal puerto guerrerense.

En el estudio se muestra el grave problema social que vive Guerrero donde, más allá de la delincuencia organizada, son los delitos del fuero común los que están minando a muchos municipios, con mayor acento al de Acapulco, lo que corresponde resolver a las autoridades municipales

La investigación puntualiza, por ejemplo, que entre 1985 y 2004, fueron 66 mujeres en promedio las asesinadas cada año en el estado. De 2005 a 2010, la cifra ascendió a 99 muertes anuales en estas circunstancias.

Además, hace tres años, en 43 por ciento de los municipios de Guerrero ocurrieron las muertes de mujeres con presunción de homicidio, aunque fue en cinco de los 81 municipios donde sucedió poco más de la mitad de estas defunciones.

“Acapulco es el más violento”, se asegura. Concentró 26 por ciento de estos asesinatos y fue el octavo municipio con más homicidios de mujeres en todo el país. Le siguieron: Chilpancingo, Pungarabato, Iguala y Ayutla, que en conjunto registraron otro 26 por ciento de estas muertes. Chilapa, Zihuatanejo de Azueta, Apaxtla, Ometepec, Ajuchitlán, Coyuca de Catalán y Técpan sumaron otro 23 por ciento, por lo que “es en estos 12 municipios donde se presentaron tres cuartas partes de las defunciones con estas características en 2010”, se precisa.

Con uno de los Índices de Desarrollo Humano peores del país, que hace tres años lo ubicaba en el sitio 30 de las 32 entidades federativas, en el periodo de 2005 a 2010 los medios más utilizados en Guerrero para el asesinato de mujeres fueron las armas de fuego y tres años atrás, es decir en 2010, más de la mitad serían murieron por balazos, proporción muy semejante a la del ámbito nacional, se comenta en el estudio.

LESIONES A LAS MUJERES

Al revisar lo que sucede en términos de avances del programa en materia de violencia contra las mujeres en Guerrero, la investigación señala que la Ley contempla, de acuerdo al artículo 44, fracción XVII, la rendición de un informe anual ante el Congreso del Estado e instruye, en su artículo 45 fracción XVI, a la Secretaría General de Gobierno a realizar un diagnóstico estatal.

La Secretaría de la Mujer, por su parte, dicen, debe integrar la información de las dependencias de la administración pública estatal sobre “las causas, características y consecuencias de la violencia en contra de las mujeres, así como la evaluación de las medidas de prevención, atención y erradicación”, según el artículo 53, fracción II.

No obstante, sólo establece para la Secretaría General de Gobierno y la Secretaría de Salud, a nivel específico, que deben de realizar dichas investigaciones. Incluso, a un nivel general, el artículo 44, fracción XV, señala: “el Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres debe realizar investigaciones sobre las causas y consecuencias de dicha violencia”, aunque no indica obligaciones para todas las instancias que lo conforman”.

Otros datos que ilustran, en el mencionado estudio, la situación de esa entidad del sureña respecto de la mujer, son que al analizar las características de las lesiones infligidas a mujeres relacionadas con violencia familiar “se encontró que en 2010 en la mitad de los casos se declaró que fue un desconocido el agresor, aunque en 30 por ciento de ellos se identificó al cónyuge, novio o pareja”.

Esto, explican, es contrastante con lo que se registró en la atención de lesiones de varones por violencia familiar “en donde en menos del uno por ciento se identificó a alguien con alguna de estas relaciones”.

Y exponen también que en poco más de dos terceras partes de los casos femeninos y en siete de cada 10 de los masculinos el agresor fue un hombre. “Cabe mencionar que 14 por ciento de las víctimas femeninas estaba embarazada al momento de la lesión”, recalcan.

DIVERSOS TIPOS DE VIOLENCIA

En cuanto a la violencia comunitaria y de pareja, de acuerdo a los datos sobre mujeres de 15 años o más, para el año de 2005, poco más de una tercera parte de las solteras vivió violencia comunitaria, proporción menor a la del país.

Pero… “Durante el año anterior, al momento de la entrevista (entre octubre y noviembre de 2006), cuatro de cada 10 casadas o unidas de 15 años o más, sufrió violencia de pareja: tres de cada 10 mujeres casadas o unidas, violencia emocional; 11 por ciento, física y siete por ciento, sexual; lo que colocó a Guerrero en la séptima y cuarta posición en estos dos últimos tipos de violencia de pareja, respectivamente”.

Además… “14 por ciento de las mujeres casadas o unidas dijo haber vivido violencia física o sexual en algún momento de la relación en la que estaban en esa época, porcentaje que se situó por debajo del promedio nacional”.

No es todo, porque en 2010 se registraron 115 defunciones de mujeres con presunción de homicidio, lo que representó casi cinco por ciento del total de defunciones que sucedieron durante ese año y colocó a ese estado como la cuarta entidad con mayor número de muertes de este tipo en todo el país.

“Pese a ser la doceava entidad en número de habitantes, Guerrero fue la sexta en el número de estas muertes por cada 100 mil habitantes, con una tasa de 6.5. Vale mencionar que la proporción de muertes violentas de mujeres con relación al total de la entidad (entre las cuales se encuentran las que se presume sucedieron por homicidio) no sólo fue mayor a la del promedio nacional sino que aumentó 11 por ciento entre 2005 y 2010, al pasar de 6.9 por ciento a 7.9 por ciento, respectivamente. De éstas 18 por ciento en 2005 y casi 25 por ciento en 2010 eran por homicidios”, especifican los autores del trabajo.

Al analizar la evolución de estas tasas, en 21 de los 26 años de los cuales se tiene información, explican, Guerrero mostró tasas mayores a las del promedio nacional y, desde 1993, no ha dejado de estar por encima de ellas.

Pero, a partir del año 2002, el descenso que se venía observando en ese indicador desde 1998 empezó a cambiar e incluso con algunos saltos se observó una tendencia a la alza. “Entre 2005 y 2006 la tasa de defunciones femeninas con presunción de homicidio en Guerrero aumentó 60 por ciento, aunque disminuyó al año siguiente, sin que por ello en 2007 sea mayor a la de 2005. De hecho, tanto en 2006 como en 2007 Guerrero ocupó la primera posición en la tasa de defunciones femeninas con presunción de homicidio en el país”, fundamentan.

Después fue peor. “Entre 2007 y 2009 el aumento fue continuo y más acentuado, con un incremento de casi el doble de la tasa en dicho periodo”.

Sin embargo, también hacen hincapié en que, a diferencia de la tendencia nacional, entre 2009 y 2010 esta tasa disminuyó 26 por ciento, lo que permitió que esta entidad descendiera tres lugares, al pasar del tercero al sexto sitio a nivel nacional.

“No obstante, el número de mujeres asesinadas en 2010 fue el segundo más alto en el estado desde 1985, y el primero fue el de 2009. Entre 1985 y 2004, 66 mujeres en promedio fueron asesinadas por año, mientras entre 2005 y 2010 la cifra ascendió a 99 muertes por año en estas circunstancias”, consideran.

Dicen, además, que al tomar en cuenta la evolución del número de estos homicidios, “se encontró que en los 26 años para los que se tiene información, Acapulco fue el municipio en donde más se concentraron dichas muertes, éstas representaron casi 28 por ciento de todas las que sucedieron en ese periodo”.

Y desglosan: Entre 1985 y 2004 se registraron 19 en promedio en ese puerto y entre 2005 y 2010 la cifra aumentó a 25. En los seis años transcurridos entre 2005 y 2010, en Chilpancingo e Iguala se registraron cinco muertes en promedio por año; en Zihuatanejo de Azueta, cuatro; en Ometepec, Tlapa, Ayutla, Pungarabato, Atoyac, Petatlán y Chilapa fueron tres en promedio, y en Chilapa, Coyuca de Benítez, Coyuca de Catalán, Coahuayutla, Técpan, Ajuchitlán, Taxco, Teloloapan y Zapotitlán sucedieron dos en promedio por año. En estos 19 municipios sucedieron casi dos terceras partes de todas las defunciones del periodo.

En contraste, agregan, entre 2005 y 2010, en 15 municipios no se registró ningún asesinato de mujeres con presunción de homicidio, específicamente en: Alcozauca, Atlamajalcingo del Monte, Buenavista de Cuéllar, Cocula, Copalillo, Cualác, Ixcateopan de Cuauhtémoc, Juan R. Escudero, Mártir de Cuilapan, Mochitlán, Tlalchapa, Tlalixtaquilla de Maldonado, Xalpatláhuac, Xochistlahuaca e Iliatenco.

El extenso estudio, manifiestan sus autores, es un esfuerzo por describir de manera sistemática la dimensión y las características de la violencia feminicida en el estado de Guerrero, así como en sus municipios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s