Sin datos ni eficacia contra los femicidios. Argentina. 2012

Por SANDRA CESILINI

No hay una explicación unívoca para el femicidio, aunque sí hay sociedades donde se genera el huevo de la serpiente y sociedades donde se lo trata de eliminar de raíz. La realidad es reiterativa como lo es la banalidad del mal, y cuando se instaura como normal el asesinato a mujeres es difícil desactivar sus disparadores , pero no imposible. Revisando números fríos vemos que en España se registran cuatro femicidios por cada millón de mujeres , habiendo partido de nueve en 2000.

En Argentina son catorce . Además, estas cifras del terror podrían incrementarse de acuerdo con cómo se haga la medición; por ejemplo, si se incorporan muertes violentas cometidas por desconocidos contra mujeres y hombres, pero que incluyen problemáticas específicas contra las mujeres como la violación.

En cada país se mide el femicidio de manera distinta , por lo que los datos no son estrictamente comparables. En general se desglosa por femicidios generales, íntimos y no íntimos, a fin de desentrañar el rol de parejas, ex parejas y parientes en el asesinato de mujeres.

Naciones Unidas ha visto la debilidad e inexistencia de los registros administrativos sobre violencia como un obstáculo para entender cabalmente los fenómenos e incidir en las políticas públicas, ya que sabiendo quiénes perpetran el crimen es más sencillo intervenir.

Las estadísticas basadas en registros administrativos provenientes de la policía, las instancias judiciales y los sistemas de salud permiten identificar al universo total, pero existen problemas en los procesos de recolección de datos por superposición y parcialidad de las instituciones de control, falta de preparación y/o prejuicios de los servicios públicos que no identifican adecuadamente los casos que llegan a su conocimiento.

Este incremento en Argentina (un 22 % en números absolutos desde el 2009 al 2011 medidos por La Casa del Encuentro; basándose en información de los medios, fueron respectivamente 231, 260 y 282) marca que la tendencia no baja durante el primer semestre de 2012 . Sin embargo, al no tener series históricas construidas de manera equivalente no sabemos si ha habido o no un cambio social respecto al crimen, o bien si lo que ha sucedido es que se ha hecho más visible el fenómeno . Lo que sí sabemos es que ha habido un cambio del rol de las mujeres , especialmente a partir de la democratización del país y que éste es visible para sus parejas y familiares, siendo las mujeres, especialmente las jóvenes, menos tolerantes a aceptar situaciones de sumisión y violencia doméstica y por ello más expuestas . Sin embargo, este cambio al interior del hogar no parecería acompañado por el rol de jueces, defensores y fiscales, generando un explosivo cóctel en el que las mujeres se revelan a prácticas patriarcales y el sistema judicial las observa con ojos decrépitos de siglos pasados dejándolas inermes frente a los violentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s