Sin avances, el combate a la violencia contra mujeres. México. 2012

Ariane Díaz

Periódico La Jornada

Viernes 28 de septiembre de 2012, p. 43

En México no se ha avanzado en el combate a la violencia contra las mujeres porque el trabajo se ha enfocado sólo en atenderlas, dejando de lado el papel de los hombres en el ciclo de la violencia por lo que es necesario replantear la estrategia y trabajar en la creación de nuevas masculinidades, sostuvo Dilcya García Espinoza de los Monteros, Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Al inaugurar el foro Masculinidad para una vida libre de violencia, la funcionaria apuntó que la razón por la que no se ha logrado erradicar el maltrato a la mujer a pesar de contar con presupuestos mayores, así como instituciones y legislación en la materia es porque en 40 años no se ha movido el modelo de atención, centrado en atender a las víctimas, en lugar de considerar el papel de los varones y que éstos también sufren la violencia que generan.

Si no trabajamos en modelos de intervención para varones y replanteamos la forma de detener, reconocer y abatir el ciclo de la violencia, paramos ese proceso para una mujer, pero lo dejamos abierto para cinco más, advirtió.

En el mismo sentido se expresaron funcionarios del Instituto Nacional de Ciencias Penales y el Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, quienes subrayaron la importancia de atender desde la infancia las primeras expresiones de violencia. Es necesario repensar la política infantil y la política de juventud, acotó Enrique Betancourt, titular de dicho centro.

El pacto masculino

Mauro Vargas, director de la organización Género y Desarrollo (Gendes), expuso en entrevista que jueces, ministerios públicos y administradores de justicia en el país están inmersos en el sistema patriarcal imperante, lo que se traduce a menudo en una revictimización de las mujeres y la negación de justicia ante los abusos que sufren.

“Sigue privando un esquema tradicional en el que se responsabiliza a la persona que ha sido afectada y hay expresiones como ‘¿Para qué los provocas?’, en casos de violación, por ejemplo”.

A ello se suma la existencia de unpacto masculino según el cual se establece una especie de alianza entre varones para mantener el estado actual de las cosas, es decir, un sistema en el que los hombres gozan de privilegios y poder en detrimento de las mujeres.

Estudios del Banco Interamericano de Desarrollo indican que la violencia contra las mujeres le cuesta al país 1.6 por ciento de su producto interno bruto (cerca de 113 mil millones de pesos).

Michael Kaufman, integrante de la internacional The White Ribbon Campaign, en Canadá, expuso la necesidad de que los varones que no ejercen violencia se manifiesten en contra de ésta y de trabajar en las escuelas para promover ideas diferentes sobre la masculinidad, que incluyan el respeto por mujeres y otros hombres.

 

Anuncios

“La regulación de la prostitución sólo favorecería al lobby empresarial”España.

Beatriz Gimeno, autora del ensayo La prostitución, advierte en esta entrevista de los riesgos que supone la regulación: “no beneficiaría a las mujeres que la ejercen sino a los empresarios que buscan imponer sus intereses económicos”.

Graciela Atencio / Fotografía: Aitor García — Feminicidio.net — 23/09/2012

España, Madrid – Su vida gira en torno a la escritura. Beatriz Gimeno, madrileña de 50 años, publica en distintos géneros y registros con frecuencia. No hay un solo día que pase sin escribir, ya sea ensu blog sobre política y feminismo, en el personalísimo, en el periódico El Plural, en Pikara Magazine, en su perfil de Facebook y en su libreta, que siempre la acompaña pegada a su mano. Escritora, poeta, articulista, conferencista y bloguera, tiene en su haber 10 libros publicados. Sus dos últimas obras editadas, la recopilación de poesías Al menos flores, al menos cantos (Izana, 2012) y el ensayo La prostitución (Bellaterra, 2012) fueron muy bien recibidas por sus lectoras y lectores. Gimeno combina la escritura con el activismo y no concibe pasar por este mundo sin implicarse políticamente. Militante feminista y de los derechos LGTB desde muy joven, su activismo y compromiso con las causas que abraza le permitieron alcanzar una meta: fue una de las fundadoras de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) en España y desde allí, durante la época que ocupó la presidencia, dirigió y participó de la campaña política y las negociaciones que culminaron en la aprobación de la ley de Matrimonio Igualitario en 2006 y de la Ley de Identidad de Género en el 2007.

Recientemente creó la Red Ecofeminista junto a otras activistas. No se corta ni se autocensura a la hora de criticar y cuestionar las políticas neoliberales en Europa ni a la clase política que gobierna en España. La entrevistamos en un café ubicado en una de las zonas más bellas de la ciudad, el Madrid de los Austrias, en el marco del lanzamiento de la Plataforma E-learning de Feminicidio.net, Beatriz Gimeno coordinará el curso: La prostitución. Aportaciones para un debate abierto. Muestra entusiasmo e interés en que el debate se pueda extender a un amplio sector de la ciudadanía, no solo española, sino global y especialmente latinoamericana. Tiene curiosidad en conocer otros puntos de vista y posicionamientos subjetivos frente al tema.

– Desde tu punto de vista: ¿qué función cumple la prostitución en la era del capitalismo global?

– Creo que hay dos sistemas, el patriarcado y el capitalismo, ambos obtienen beneficios de la prostitución y ambos están entrelazados. La prostitución es un gran negocio mundial al nivel del tráfico de armas o el de drogas. No somos conscientes de la cantidad de dinero que se mueve en torno a esta actividad. Cuando hablamos de prostitución se toca a muchísimos negocios adyacentes. Por ejemplo, los anuncios en periódicos y en internet, los locales de alterne…incluso no podemos dejar de tener en cuenta el turismo mundial, las cuestiones inmobiliarias en algunos barrios de ciudades ricas que se benefician; como a montones de empresas que a lo mejor no consideramos que se dedican directamente a la prostitución pero que tienen que ver, desde teléfonos eróticos hasta hoteles de paso. Esto solemos dejarlo fuera del debate. Las feministas nos centramos en los derechos de las mujeres, obviamente es lo más importante pero a veces no aplicamos la misma valoración o criterios que aplicaríamos a otros negocios. Es ingenuo pensar que con la prostitución no se está haciendo una enorme campaña, por ejemplo, a favor de la legalización. La industria de la prostitución es un inmenso lobby económico que está utilizando dinero, como hace cualquier lobby, para obtener voluntades políticas.

– ¿Sirve la prostitución como actividad para paliar la crisis?

– En algunos países es un factor económico importante.

– ¿En España no lo es?

– En cualquier lugar la prostitución es un negocio del que se obtienen importantes beneficios económicos. ¿En qué sociedad vivimos? En una sociedad neoliberal. ¿Y a quién beneficia la regulación de la prostitución? Fundamentalmente a los empresarios. También es ingenuo pensar que una regulación del sector favorecería a los mujeres que se prostituyen. Todas las regulaciones en el sistema capitalista están hechas para favorecer a los empresarios. Esta no es distinta. ¿Para qué se hacen las regulaciones? ¿A quiénes benefician? En España, la prostitución al estar alegal, de alguna manera, dentro de unos limites, digamos que es posible, todo muy entrecomillado, que sí haya mujeres prostitutas que se beneficien ellas mismas de su actividad. En el momento en que se regule, pasarán a poder ser legalmente explotadas por los empresarios. Eso es lo que ocurriría si se regulara.

– Tu ensayo sobre la prostitución tiene la originalidad de plantear ir más allá de abolir o regular. Propones que los dos sectores del feminismo enfrentados, tendríamos que ser capaces de formar un frente común para combatir la prostitución.

– Bueno, más que combatir la prostitución, porque hay feministas que no están de acuerdo con combatir la prostitución voluntaria, yo sí que creo que hay un trecho por recorrer si consiguiéramos debatir sincera y tranquilamente. Que fuera un debate en el que escucháramos los argumentos ajenos y se escucharan los tuyos, en lugar de que sea una cuestión puramente emocional. El tema se ha convertido en un no-debate.

– También tendríamos que ser capaces de extender este debate a toda la sociedad, ¿no?

– Considero importante que seamos capaces de encontrar un acuerdo respecto a algunas cuestiones dentro del feminismo.

– ¿Qué puntos de acuerdo podrían encontrarse?

– En la trata, en teoría estamos totalmente de acuerdo. Sin embargo, en la focalización de si la prostitución es un trabajo o no, si es voluntaria o no, no hay acuerdo. La trata es el principal problema o quizás sería el más urgente a resolver; las mujeres que están esclavizadas, que no se las deja salir de los burdeles, aquellas a las que se las golpea, se las viola…Todas estamos de acuerdo en que es un delito, que debe estar prohibido y perseguido. Nos podemos preguntar si se está persiguiendo lo suficiente. Es obvio que no. Hay montones de “puticlubs” en las carreteras que todos vemos cuando viajamos por España, donde no entra la policía a averiguar en qué condiciones están las mujeres que se prostituyen. Ahí habría otro punto de acuerdo: no se está haciendo lo suficiente en la lucha contra la trata de mujeres.

– ¿Por qué no nos podemos sentar a dialogar y a debatir abolicionistas y regulacionistas? Me tocó en un par de ocasiones en Madrid ver cómo se insultaban y se gritaban unas a otras. Vaya manera de poner en práctica nuestro discurso feminista entre nosotras.

– El tema de la prostitución se ha enquistado de una manera terrible, todas las mujeres con las que he hablado sobre este tema, a no ser que sean personas que se dediquen a la prostitución, se lo toman así. Es una cuestión muy emocional, nos toca profundamente. Hemos llegado a un límite en el que es imposible debatir sobre esto. Incluso hay violencia verbal. A mí también me ha pasado y me pasa a veces cuando estoy en un debate o en una mesa junto a otras ponentes…me siento mal.

– ¿Te sientes interpelada?

– Sí y mis respuestas me hacen subir el tono de voz o me exalto. Le he preguntado a una amiga regulacionista y me dice que le pasa lo mismo, que ella y yo podemos estar conversando pero cuando estamos en un debate la situación cambia. No hay manera de tener un debate tranquilo sobre el asunto. Por eso dedico una parte del libro al debate en sí. Hemos hecho de ello una especie de cuerpo, de anclaje de nuestra entidad feminista.

– También es un acto catártico poder expresar y manifestar emociones públicamente.

– Sí, pero caemos en las divisiones: una es regulacionista o es abolicionista y ese es su ser feminista digamos. Creo que hay que romper con eso. Al final lo que va a pasar es que quienes impongan sus puntos de vista sean los empresarios, que es lo que sucede en casi todo el mundo debido a que el feminismo no es capaz de tener una postura común sobre el asunto.

– ¿El Estado español es proxeneta?

– No hablaría en esos términos. El Estado español, como todos los Estados europeos, es según le venga. La historia demuestra que primero ha sido abolicionista, luego regulacionista, luego otra vez abolicionista. Vemos que todos los Estados europeos hacen ese camino dependiendo de factores como quién gobierne, si hay feministas en el poder o no. E incluso en el fondo los factores que influyan pueden no tener nada que ver con los derechos de las mujeres que se dedican a la prostitución o con el feminismo.

– ¿Consideras que la Unión Europea está ahora en condiciones de adoptar una política común sobre este tema?

– No. Leía ahora mismo, antes de la entrevista, que nueve países se niegan a imponer cuotas para la presencia de mujeres en empresas; era una política supuestamente común…pues nueve países se han revelado. Imagínate lo que pasaría con la prostitución…los empresarios del sexo tienen mucho poder en algunos países.

– Y tendrán su lobby, supongo.

– Claro, es que todos hacen lobby incluso aquí, a través de asociaciones. No los conozco ni voy a acusar a nadie pero insisto: sería ingenuo pensar que no se promocionan. Están asociados pero no se muestran mucho como sector. Estoy convencida de que emplean dinero a través de asociaciones pro-regulación y de que tienen estrategias de publicidad para imponer sus intereses.

– En tu libro dices que lo que importa en la prostitución es la desigualdad del marco, no el consentimiento. Sus causas son la división sexual del trabajo y la construcción de una ideología que naturaliza la diferencia. Dices que es ahí donde debemos incidir. ¿Cómo? ¿Podemos pensar en prácticas liberadoras desde el movimiento feminista?Esto me parece importante para saltar del discurso a la acción. ¿Cómo dejar de tratar a las prostitutas desde el asistencialismo y el victimismo? ¿Cómo respetar la voluntad de quienes se prostituyen libremente cuando sabemos que dinamitan la Igualdad y en el ejercicio de la prostitución es imposible salir de la opresión?

– La tesis de mi libro responde estas preguntas. No tiene importancia si uno se dedica voluntariamente a esto por necesidad. Digo, voluntariamente entre comillas. En teoría, en el capitalismo, para las personas que somos anticapitalistas, todo consentimiento está viciado, nadie consentiría su propia explotación pero convivimos con eso constantemente. La gente es explotada y nosotros no pretendemos acabar con sus trabajos, sino que pretendemos que sus condiciones de vida mejoren, aunque el objetivo final marxista es acabar con la explotación y con el salario. Uno no dice que haya que acabar con el trabajo de los barrenderos o las señoras de la limpieza que son explotados. Pues lo mismo podría decirse de la prostitución. Deberíamos dejar ese debate, que se ha quedado antiguo y que además la gente no lo entiende ni le llega. Insistir en el consentimiento no conduce a ningún lado. Cuando decimos: “no se puede consentir, ninguna mujer quiere ser voluntariamente prostituta”. Y sale una mujer que dice: “Pues yo sí quiero”, te dinamita el discurso ante la opinión pública. Hay que moverse de ahí y ver que el problema de la prostitución no está en el consentimiento, no en si es un trabajo o no -que también daría igual- sino en lo que significa la institución en sí y en las dificultades que plantea para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres. En cómo afecta nuestras relaciones con los hombres o las relaciones de los hombres con nosotras. ¿Qué enseña la prostitución a los hombres? ¿En qué lugar coloca a las mujeres? Deberíamos centrar el debate más en la institución que en las condiciones particulares.

– La prostitución también afecta a la construcción sexual de la realidad, la masculinidad, la feminidad…

– ¡Claro! ¿Qué aprenden los hombres con la prostitución? Es decir, ¿qué significa la institución para la Igualdad?¿Es posible la Igualdad con la existencia normalizada de prostitución? Yo creo que no y que además esto se puede demostrar.

– Entonces hay que incidir más en el orden del discurso.

– En el orden simbólico aunque no por eso tienes que dejar de trabajar en la praxis. La única manera de acabar con la prostitución es luchando por la Igualdad de derechos. La prostitución existe hoy quizá más que nunca.

– ¿Por qué crees que sucede esto?

– El feminismo ha hecho que muchos hombres necesiten de la prostitución.

– ¿Te refieres a que ha generado un efecto paradójico y reactivo?

– Sí. Estoy convencida de que el feminismo ha ido socavando el sentido de masculinidad de algunos hombres que ya no pueden gritarle a la mujer como antes ni controlarla, que luego van al trabajo y tienen una jefa…

– A muchos les gustaría domesticar a las mujeres sexualmente ¿no?

– Todo junto. Les gustaría domesticarlas social y sexualmente siguiendo los cánones de la subjetividad masculina tal como la han aprendido ellos. De ahí que muchos hombres necesiten espacios y relaciones donde puedan ejercer esa masculinidad tradicional. Creo que esa es una de las razones por las que ha crecido tanto la prostitución. Además los clientes dicen esto en las encuestas. Ya nos les gusta la prostitución occidental regulada porque las prostitutas ponen límites o tienen protección, por ejemplo como pasa en Holanda; quieren hacer una cosa y la prostituta dice: “no, esto no” y toca un timbre, aparece un guardaespaldas y los echa. Ellos se quejan: “es que parecen profesionales”. Y sí, ellas son profesionales. Entonces muchos hombres occidentales de los países ricos se van a buscar niñas o jovencitas al sudeste asiático o a América Latina.

-Pero entonces la prostitución cumpliría una función fundamental para la masculinidad como violencia sexual.

– No lo sé…no toda prostitución es violencia. Lo llamaría dominio en lugar de violencia. Todo el mundo entiende la violencia física pero con otros tipos de violencia los límites no están tan claros. La prostitución constituye un papel fundamental en la construcción de la subjetividad masculina como una subjetividad que puede someter sexualmente a una mujer cuando lo desee. En la autopercepción de ser hombre, él piensa que se lo merece y que por tanto tiene que haber un contingente de mujeres a su disposición cuando lo desee.

– Esto para las abolicionistas es una forma de violencia de género.

– Sí, lo sé, lo sé y sí que lo es pero es necesario distinguir. Hay un problema en decir que “siempre es violencia”. Entonces: ¿cómo distinguimos la violencia física de otras violencias? Si todo lo que les pasa a las prostitutas está atravesado por la violencia, ese discurso hace muchas veces que las prostitutas que son golpeadas o violadas, que las hay, no puedan ir a la policía o a los juzgados a poner una denuncia. Si tú dices que toda prostitución es violación, no distingues la violencia simbólica de la violencia real, no matizas. Si todo es violencia, entonces nada es violencia. No toda prostitución es violencia física aunque sí simbólica. No todo acto prostitucional concreto tiene por qué ser violento pero la institución en sí ejerce sobre todas las mujeres una violencia simbólica con la que es imposible avanzar hacia la Igualdad, conseguir la Igualdad. La prostitución es una institución que afianza la desigualdad entre hombres y mujeres.

– Siendo realistas, ¿se puede vivir en una sociedad sin clientes?

– ¿En una sociedad sin clientes? ¿Siendo realistas? No, en una sociedad como esta no. Tendría que ser una sociedad igualitaria, donde el patriarcado no existiera. Estamos muy lejos de eso.

– Pero en Suecia, la política de abolir la prostitución ha dado buen resultado.

– Suecia no es ningún paraíso. Es cierto que se trata de una política de Estado allí y algunas feministas en el poder han hecho del abolicionismo de la prostitución algo prioritario. Sin embargo, en Suecia persisten altos índices de violencia de género. Por eso hay que insistir mucho en que las políticas son necesarias, están muy bien, pero mientras no ataques el aspecto simbólico de las construcciones de la subjetividad no vamos a conseguir grandes cambios. Tú puedes imponer políticas y habrá que imponerlas, además las políticas enseñan a la población, son didácticas, todo eso está muy bien, pero hay que conseguir que los hombres no violen a las mujeres porque no lo desean y no porque está prohibido.

– Si la regulación no ha funcionado: ¿por qué insisten las regulacionistas?¿Por qué no tienen en cuenta los informes, estudios y las críticas que hacen las organizaciones de derechos humanos?

– Por muchas razones. Una parte del discurso de las personas que opinan de la prostitución es emanado directamente del lobby empresarial. Los empresarios quieren imponer el tipo de regulación que a ellos les conviene. Esa es una parte del discurso que llega a través de los medios de comunicación. Luego hay otra parte sostenido por asociaciones regulacionistas; ellas dicen que no desean la regulación impuesta por los empresarios, recalcan que no ha funcionado y que no es la que ellas quieren. Y luego hay otra parte bastante importante de gente que no sabe lo que supone la regulación. No todo el o la que discute de prostitución es experta, no es nada malo esto pero la regulación sigue teniendo un halo de que favorece los derechos de las mujeres: eso no es cierto en todos los casos. Las regulaciones han perjudicado a la mayoría de las mujeres, especialmente a las más débiles en los países donde se ha regulado. Además pienso que en este contexto quizá no sea posible otra regulación que la que favorezca a los empresarios.

– Entiendo que no ves otro camino que la explotación sexual en el caso de la regulación de la prostitución.

– No soy la única que piensa así. Algunas mujeres que se dedican a la prostitución sostienen que lo mejor es estar no reguladas. Creo que es lo mejor para ellas, lo podríamos hablar detenidamente, no tiene porque haber un marco regulatorio…Estoy porque el Estado como Estado sea claramente antiprostitución y que tenga políticas de igualdad-antiprostitución. El Estado es el que da legitimidad o no a una institución de desigualdad. Pero dicho esto, que es para mí lo importante, como la prostitución existe, es una realidad y está en las calles y el Estado no puedes dejar a esas mujeres sin nada, sí que creo que ellas deben ser sus propias dueñas, sin empresarios ni proxenetas ni chulos que las sometan.

– ¿Es posible legislar esta posición?

– Sí que es posible, es una legislación menor. No estoy por ninguna regulación porque una regulación legitima la prostitución y no quiero olvidar nunca que la prostitución es una institución que debe desaparecer, que ninguna ley debe legislarla. No es necesario legislar todo en la vida. Un Estado no tiene que inmiscuirse, en el fondo, más allá de lo que la prostitución políticamente signifique (como feministas sabemos lo que significa); sería un acto sexual consentido entre dos personas adultas y no hay porqué legislar nada. Que luego ella cobre o no cobre no nos tendría que importar. Como feministas sí, en lo que tiene que ver con la institución pero en el ejercicio de su libertad, es la decisión de cada mujer.

– Sí pero las abolicionistas te dirían que tú tienes que garantizar también como Estado que no haya violencia contra esas mujeres y la única manera de hacerlo es aboliendo.

– Puedes prohibir el proxenetismo, puedes prohibir las empresas, prohibir y cerrar los prostíbulos. Puedes formar a la policía para que sepa que cuando una prostituta va a denunciar una violación o malos tratos es igual que cualquier otra mujer.

– ¿Qué va a pasar en España con la prostitución? ¿Se va a regular?

– No lo sé, la verdad. Hace poco tiempo hubiera dicho que se iba a regular y que el discurso regulacionista estaba ganando claramente la batalla. Ahora ya no lo veo tan claro y me alegro porque a mí el discurso regulacionista me parece muy pernicioso. No juzga ni valora lo que significa la prostitución en sí, como institución. Las abolicionistas se están modernizando y cambiando su discurso por uno más actual. Antes conectaban con mucha dificultad con gente más joven, creo que esto se ha modificado y que van incorporando cuestiones. Ha habido un reajuste de posiciones, ya no tengo tan claro que el regulacionismo gane la batalla entre otras cosas también, y quizás sea lo más importante, porque las regulaciones han sido un fracaso allí donde se han aplicado.

– En Australia, Holanda y Alemania por ejemplo.

-En general la regulación en esos países ha sido desastrosa para las mujeres que se prostituyen. Y desde el feminismo ¿cómo vas a combatir el sexismo regulando la prostitución? Es la institución sexista por excelencia, tú no puedes estar dando cobertura simbólica, social y cultural, dando legitimidad a una institución sexista. No es posible ni pensable en ese marco combatir el sexismo. Es otra de las cuestiones por la que estoy en contra de cualquier regulación. Otra cosa es preguntarnos cómo nos enfrentamos a una institución sexista que va a tardar en desaparecer; cómo mejoramos la vida de las mujeres que están inmersas en la prostitución, que existen y que tienen todo el derecho a buscarse como puedan la vida. Pero, ¿darle legitimidad? Eso es un suicidio para la lucha por la Igualdad.

– La mayoría de las mujeres que se prostituyen en España son extranjeras, migrantes que vienen de países más pobres ¿Deberíamos cuestionarnos nuestra situación de privilegio desde una ética feminista? ¿Son esas mujeres “las otras”?

– Sí, sí, claro. En el estigma son las otras.

– Pero en el listado de la ética feminista esta autocrítica no figura. Las feministas blancas, occidentales de países ricos, ¿no deberían impulsar esta causa como una prioridad?

– ¿Por qué presupones que no hay autocrítica? Para algunas, para muchas feministas europeas esta causa es una prioridad. Pienso mucho en esto, no creas…Me plantea dudas. ¿Hasta dónde llega el racismo y hasta dónde el clasismo? ¿La otra es otra por ser pobre, por ser negra o mestiza o por venir de otra cultura? Todas estas cuestiones están entrelazadas. A veces lo que se llama racismo es puro clasismo. Cuando una es rica da igual que seas negra, no te vas a encontrar ningún problema en ningún sitio. El racismo, el clasismo y la xeonofobia existen en Europa pero los límites son difusos. La otra es otra por todos estos componentes y claro que desde la ética feminista debemos ser solidarias y acompañar a estas mujeres en la lucha por salir de la opresión. Hay un tema ahí que no he tratado en el libro y que me he apuntado porque me interesa mucho.

– ¿Cuál?

– Las similitudes entre prostitución y servicio doméstico… históricamente y ahora.

– ¿De eso va tu próximo libro?

– No lo sé. Pudiera serlo. Tengo varios proyectos en mente. Escribir le da sentido a mi activismo. Bueno, en plural, las feministas necesitamos nutrir nuestro discurso para volcarlo en el activismo.

Cuatro mujeres asesinadas por sus parejas en menos de un mes.Argentina. 2012

La Voz – 21/09/2012

Argentina – Ayer, murió una joven de 22 años en Cruz del Eje, tras recibir 5 puñaladas de su ex pareja. Es el segundo caso en esa ciudad y el cuarto en la provincia, en casi tres semanas.

En Villa del Rosario, un hombre no soportó que su novia lo hubiera dejado y la mató. Luego se quitó la vida. Fue el 29 de agosto pasado. Ese mismo día, en Cruz del Eje, un policía discutió con la joven con la que vivía, quien terminó muerta de un disparo. Casi a la semana –el 2 de septiembre– una mujer murió en Unquillo luego de que le prendieran fuego al colchón sobre el que donde dormía. El principal sospechoso es su pareja. Y ayer, también en Cruz del Eje, una mujer murió luego de que su pareja le asestara cinco puñaladas, tras lo cual intentó suicidarse.

Son cuatro casos de femicidio en casi tres semanas en la provincia de Córdoba, y todos en el interior.

Hasta hace un mes, las cifras mostraban que, en el primer semestre del año, los femicidios en Córdoba habían descendido respecto de igual período de 2011, según el registro que realiza la Casa del Encuentro. De enero a julio de 2012 hubo siete asesinatos de mujeres, mientras que el año pasado, en el mismo período, fueron 12. La disminución era del 41,7 por ciento.

Sin embargo, en poco tiempo, ya suman 11 los casos de mujeres asesinadas por sus parejas.

Otra vez. En escasos días la violencia de género dejó otro macabro saldo en Cruz del Eje. Esta vez, tres huérfanos de 3, 5 y 10 años nunca lograrán explicarse la violenta muerte de su madre en manos de la pareja y padre biológico de uno de ellos.

El miércoles, alrededor de las 23, los móviles policiales y las ambulancias invadieron el barrio Sagrada Familia ubicado al norte de la ciudad.

Se encontraron con Jessica López (22), en el suelo de su vivienda bañada en sangre, herida gravemente de cinco puñaladas en la región cervical y el tórax y dos pulmones perforados. Momentos antes solo logró balbucear “mi marido me apuñaló”, ante la mirada atónita de sus pequeños hijos.

En el dormitorio yacía Luis Salto de 25 años, pareja de la joven, que había intentado suicidarse con la misma arma blanca infiriéndose heridas en el tórax, brazo derecho y pretendiendo degollarse.

La joven fue trasladada al Hospital San Roque de Córdoba capital, pero los esfuerzos fueron infructuosos y murió. No pudo salir del shock y el coma farmacológico.

Por su parte, Luis Salto permaneció hasta ayer por la tarde en el Hospital Aurelio Crespo de Cruz del Eje, con respiración asistida, y luego fue trasladado al Hospital de Urgencias de Córdoba. La fiscalía de Instrucción de Cruz del Eje, a cargo de Martín Bertone, mantiene al hombre bajo custodia e imputado de homicidio.

Villa del Rosario. El 29 de agosto, un hombre no soportó que su pareja lo dejara y la mató. En este caso, la escena se completó con la hija de la víctima herida y el autor quitándose la vida. La mujer asesinada fue Paola Nievas (29), presuntamente porque quería terminar la relación con su pareja, Miguel Ángel Zamparini (55).

 Todo ocurrió en una humilde vivienda ubicada en calles Roque Soria y Río De la Plata, en la periferia de Villa del Rosario.

 Cruz del Eje. También el 29 de agosto, Ivana Lorena Perán (30) murió tras recibir un disparo. El arma fue accionada por su pareja, Alberto Carrizo (30), cabo de la Policía provincial.

El hecho se desató en la vivienda que ambos habitaban desde hacía siete meses, en Larrea 343. Según el comisario mayor Miguel Cáceres, jefe de la Departamental Cruz del Eje, el policía utilizó su arma reglamentaria 9 milímetros. “Se justificó diciendo que hubo un forcejeo por el arma en medio de una fuerte discusión”, dijo Cáceres a este diario.

Unquillo. El 2 de septiembre, Claudia Roberta Bassano (33) y Luis Pons (25) fallecieron luego de que le prendieran fuego al colchón en el que dormían en su casa. El sospechoso es el ex concubino de la mujer. Esa noche, agentes de la Policía lo encontraron cerca del río. Al acercarse, notaron que tenía olor a humo y quemaduras en la mano y en el pelo. Allí, el hombre confesó que había incendiado la vivienda.

Mujeres, esclavas sexuales… e invisibles.2012

M. Ruiz Castro – ABC – 20/09/2012

España, Madrid – Según datos de Naciones Unidas, solo una de cada veinte víctimas potenciales de trata con fines de explotación sexual son identificadas. La Defensora del Pueblo denuncia «significativas carencias» en la identificación de las víctimas en España.

«Victoria salió de Nigeria entre el mes de noviembre y diciembre de 2010. Dice que las fechas son difíciles de retener para ella, así como los lugares, ya que nunca había salido de Benin City (…). Pasados unos días John le explica que él y su gente ayudan a las chicas a ir a Europa, que en Europa ella tendrá una vida mejor. Ella acepta, pero John le dice que tendrán que ir primero a Ekpoma a sellar su pacto con el «juju», delante del oráculo. En este momento del relato y al ser preguntada por el «juju», Victoria se derrumba y empieza a llorar, dice que tiene muchísimo miedo, que el juju puede matarla porque está hablando de esto y ha roto el pacto. Que el «juju» es muy poderoso y que tiene poder sobre el que cree en él. En ese momento me pide que recemos juntas porque sólo Dios es más poderoso que el «juju» y la puede proteger en estos momentos».

Este es un extracto de la entrevista que una especialista en detección de víctimas de trata realizó a Victoria, una joven nigeriana menor de edad, en las dependencias de un puesto fronterizo. Como ella, más de 4.000 mujeres han sido explotadas sexualmente en España entre 2009 y 2011. Otras no tienen tanta «suerte»: según datos de Naciones Unidas, solo se detecta a una de cada veinte víctimas potenciales de trata con fines de explotación sexual.

El testimonio de Victoria, al igual que el de otras 58 mujeres, está recogido en el informe sobre la trata de seres humanos en España que durante dos años ha elaborado el Defensor del Pueblo, una radiografía de la situación de este delito en el país. La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha presentado el resultado del trabajo esta mañana, bajo el título «las víctimas invisibles».

Las cifras del Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado muestran que el número de víctimas finalmente detectadas —casos en los que finalmente se concluye que la víctima cumple todos los requisitos para ser así considerada— es muy bajo en relación con las personas identificadas en situación de riesgo. Así, en 2009 se identificaron 1.301 víctimas frente a las 6.157 personas detectadas en situación de riesgo. En 2010 se identificaron 1.641 de las 15.075 detectadas y en 2011, 1.082 de las 14.730.

«No es un problema de migración, es algo más. Son coaccionadas, forzadas, violentadas… ellas y sus familias. No quieren denunciar por miedo a represalias y a tener que contar sus circunstancias», ha explicado Becerril.

CARENCIAS DEL SISTEMA ESPAÑOL

«La policía no está contenta porque me pregunta muchas veces y yo no sé qué contestar… eso me hace sentirme muy mal…, no sé qué me va a pasar».

El informe del Defensor del Pueblo detecta «significativas carencias» del procedimiento de detección e identificación de estas «esclavas sexuales» y recopila datos de la fiscalía y del Ministerio del Interior.

Denuncia que el artículo 59 bis de la Ley de Extranjería —que regula la forma de operar antes víctimas de trata— no se ha desarrollado suficientemente, sobre todo en lo que concierne al Protocolo Marco de Protección de las Víctimas de Trata. Denuncia también la descoordinación entre los distintos cuerpos policiales, que existan dificultades en la concesión de autorizaciones de residencia a las víctimas y el hecho de que los casos de trata son perseguidos como otro tipo de delitos, lo que explica el bajo número de condenas.

El proceso de investigación que abrió el Defensor del Pueblo en 2010 se inició tras las quejas que presentaron numerosas ONG, a quienes Becerril ha agradecido su inestimable colaboración

Sólo el 4 por ciento de los asesinos machistas estaba bajo la influencia del alcohol.España. 2012

España, Madrid – Un estudio del CGPJ sobre sentencias de 2010 demuestra que la gran mayoría de los crímenes se producen sin atenuantes por drogas o alteraciones psíquicas.

Sólo el 4% de los condenados por crímenes de violencia machista estaban bajo la influencia del alcohol o las drogas. Así se extrae del estudio del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sobre las sentencias dictadas en 2010 por Audiencias provinciales y el Tribunal del Jurado.

El estudio, presentado hoy por la presidenta del Observatorio, Inmaculada Montalbán, ante el Pleno del CGPJ, desmonta el mito, aún aceptado socialmente, de que los hombres que matan a sus parejas o exparejas lo hacen como consecuencia de una adicción. Tampoco las alteraciones psíquicas justifican estos asesinatos. En total, “sólo en un 12% de las sentencias estudiadas concurrió alguna de las circunstancias vinculadas con la adicción al alcohol, drogas o alteraciones psíquicas”, reza la nota enviada por el CGPJ. “En el 88% no se produjo ninguna de estas circunstancias”, añade el comunicado.

En total, el análisis se ha realizado sobre 43 sentencias de homicidio o asesinato; 39 de ellas referidas a violencia de género y cuatro a violencia doméstica, donde la mujer fue autora del crimen. En el 100% de estos últimos casos, la autora del delito había sido agredida previamente por parte de la víctima varón. Del total, el 93% de las sentencias (40 de las 43 estudiadas) fueron condenatorias.

En el 33 de las 43 sentencias analizadas, es decir, en un 77% de los casos, “concurrió la agravante de parentesco”. De hecho, en 31 casos, la relación de pareja se mantenía en el momento del crimen y en siete de cada diez ocasiones, los hechos se produjeron en el domicilio familiar.

Además, las víctimas habían anunciado su intención de separarse poco antes de su muerte en 11 casos, “lo que indica que la advertencia de ruptura constituye un factor de riesgo”, advierte el CGPJ. En cuanto al número de denuncias previas, éstas se habían producido también en 11 casos.

En cuanto a la conducta del autor del crimen, un 35% se entregó voluntariamente a las autoridades, un 33% negó los hechos y un 12% intentó huir. El intento de suicidio protagonizó el 7% de los casos y en una sentencia (un 2% de las analizadas) el autor permaneció en el lugar del crimen, según el informe del CGPJ. El instrumento más utilizado fue el arma blanca (44% de los casos).

LA VÍCTIMA: MUJER, ESPAÑOLA, CON HIJOS

Según el estudio, la mayoría de las víctimas de los 43 asesinatos u homicidios analizados fueron mujeres (la mayoría de los crímenes se refieren a violencia de género), de entre 46 y 65 años y mayoritariamente españolas.

Así, de 38 sentencias que reflejan la nacionalidad de las víctimas, 27 eran españolas y 11 extranjeras. En cuanto a los sentenciados, de 42 análisis, 27 eran españoles y 15 extranjeros.

Por edades, al 32% de víctimas de entre 46 y 64 años, siguen las mujeres de entre 18 y 30 (29%), entre 31 y 45 (21%) y, por último, las de más de 66 años, que representan el 18% de las asesinadas.

Además, en el 77% de los casos, “la víctima mortal tenía hijos o hijas”. En cinco casos, además, los menores estaban presentes en el momento del asesinato.

Teléfono de atención a víctimas de violencia de género: 016 (Es gratuito y no deja rastro en la factura telefónica)

Desinterés de diputadas para revivir Comisión de Feminicidio. México.2012

Anayeli García Martínez – CIMAC – 20/09/2012

México, D.F. – Diputadas y diputados de las distintas fracciones parlamentarias solicitaron, a través de puntos de acuerdo, la creación de cerca de 32 comisiones especiales sobre temas diversos, sin embargo sólo una tiene que ver con los derechos de las mujeres.

Durante la sesión del pasado martes en San Lázaro, la diputada del Partido Acción Nacional (PAN) Leticia López Landero propuso crear la Comisión Especial para la Lucha contra la Trata de Personas, la única relacionada con los derechos femeninos.

En la sesión de este jueves y en otras anteriores las y los diputados han propuesto, como lo marca el artículo 42 de la Ley Orgánica del Congreso, la creación de unas 25 comisiones especiales para atender problemáticas específicas.

De acuerdo con la ley, una comisión especial surge cuando los integrantes de la Cámara baja consideran necesario atender un asunto concreto, sin embargo hasta el momento no hay interés por las problemáticas que enfrentan las mexicanas.

En la 61 Legislatura se conformaron las comisiones especiales de Feminicidio, para la Familia, sobre la No Discriminación, de Lucha contra la Trata de Personas, y de Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas y Medios de Comunicación, entre otras.

En la actual Legislatura sólo se ha propuesto revivir las comisiones especiales de la Familia y la de Lucha contra la Trata de Personas, ésta última presidida anteriormente por la panista Rosi Orozco.

La diputada del PAN Leticia López Landero, dijo en entrevista que esta interesada en trabajar en beneficio de las mujeres, los jóvenes y el desarrollo social; además agregó que tiene interés en dar seguimiento a las acciones contra la trata de personas.

Señaló que hay que vigilar que se cumpla y se otorguen los recursos necesarios para implementar la Ley de Trata de Personas, promulgada en junio pasado, ya que consideró que este trabajo no se puede quedar a medias.

“La trata es esclavitud laboral y sexual que afecta a niñas y mujeres”, dijo la legisladora al explicar que le gustaría presidir esta comisión y en un futuro pedir que se convierta en comisión ordinaria con capacidad de dictaminar y reformar la ley.

Mientras el PAN busca crear y presidir este órgano legislativo, ninguna fracción ha solicitado crear la Comisión Especial de Feminicidio, pese a que organizaciones civiles alertan sobre el alto número de asesinatos de mujeres que se cometen en todo el país.

Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), de enero de 2010 a junio de 2011 en ocho estados de la República 1.235 mujeres fueron asesinadas presuntamente por razones de género.

Ante esta problemática, el OCNF y la entonces comisión especial emprendieron una campaña para tipificar este delito a nivel federal y estatal, pero hasta el momento sólo 14 entidades han incluido el feminicidio en su Código penal, todas con diferente definición.

Es decir, aún hay pendientes como la armonización del tipo penal, los bancos de información genética de las mujeres desaparecidas y asesinadas, y el cumplimiento de las recomendaciones internacionales en la materia, entre muchos otros rezagos.

Por otro lado, una comisión especial más que ha sido olvidada es la de Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas y Medios de Comunicación, que en su momento tuvo la finalidad de demandar a las autoridades prevenir e investigar estos hechos.

Sin embargo organizaciones defensoras de la libertad de expresión como Artículo 19 denunciaron que para 2011 los integrantes de esa instancia –que tiene sus antecedentes en la 60 Legislatura– se reunieron sólo en cuatro ocasiones y rindieron un único informe.

Aunque esta comisión especial señaló que entre sus logros está haber etiquetado una partida de 30 millones de pesos para investigar las agresiones a periodistas, Artículo 19 advirtió que nada se sabe del destino de esos recursos o de los avances en las indagaciones.

Si bien estas comisiones especiales son ignoradas las y los diputados han propuesto la creación de otras para analizar casos como el conflicto educativo en la Nueva Jerusalén, en Michoacán, o la problemática de las y los jóvenes que no estudian ni trabajan.

Alcaldesa Villarán lanzará campaña Carta de Mujeres en Lima. Perú.2012

Alcaldesa Villarán lanzará campaña Carta de Mujeres en Lima

La República – 19/09/2012

Perú – La iniciativa busca que mujeres y hombres sensibilicen a las autoridades a aumentar presupuesto en prevención y ayuda de mujeres víctimas de violencia.

La Municipalidad de Lima presentará la campaña Internacional “Carta de Mujeres” para promover que mujeres y hombres cuenten sus experiencias, testimonios, opiniones y sentimientos, sobre la violencia hacia las mujeres con el fin de sensibilizar a las autoridades a invertir mayores recursos en programas de prevención y tratamiento.

Como una iniciativa conjunta de la Cooperación Alemana para el Desarrollo, ONU Mujeres y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la campaña se realizó con éxito en Quito, Ecuador y fue Rebeca Arias, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Perú quien entregó la posta a la alcaldesa Susana Villarán para continuar con el trabajo en nuestro país.

“Se asumirá la campaña para impulsar y promover la escritura de cartas a las autoridades del país. Esperamos que sean unas cien mil en papel, pero también a través de blogs, redes sociales y correos electrónicos para que las mujeres -y también hombres-, se dirijan a quienes toman decisiones sobre uso de recursos para programas de prevención de la violencia”, expresó la burgomaestre.

Dijo que las cartas constituyen herramientas muy poderosas y que en Quito han servido de mucho para impulsar políticas e incrementar presupuestos. “En Lima, desde comuna metropolitana, lo estamos haciendo pero queremos que se haga en todo el país”, recalcó.

Villarán recordó que en el Perú ya hubo una experiencia similar donde se comprobó el poder que tiene este tipo de comunicaciones, pues las mujeres lograron sacar la ley de los comedores populares escribiendo miles de cartas a los parlamentarios.

“Como alcaldesa de Lima y presidenta de la Red Nacional de Mujeres Autoridades del Perú – Renama recibo esta posta para comunicarles -a todas las ciudades- que queremos la vida libre de violencia como derecho. Eso exigimos”, afirmó.

CIFRAS ALARMANTES

La alcaldesa Villarán sostuvo que los índices de violencia contra la mujer son alarmantes, y que el Observatorio de la Criminalidad del Ministerio Público refiere que en los últimos diez años se han recibido 300 mil denuncias de violencia física, sicológica y sexual contra ellas, sin contar las que se quedaron calladas por temor o vergüenza.

“Hay entonces una realidad que se quiere invisibilizar pero que no se puede. Es un grito que surge del silencio de muchas mujeres que no denuncian sus casos por temor o vergüenza, o que luego de hacerlo desisten. Esta violencia se origina en la profunda discriminación que existe todavía hacia la mujer”, subrayó.

NO VIOLENCIA HACIA LA MUJER

La autoridad edil explicó que el trabajo que realiza el municipio de Lima por la no violencia hacia la mujer es una prioridad y prueba de ello es la campaña en los mercados de la capital con el lema “No regatees contra la violencia, tu vida no es una yapa”, mediante la cual se difundió el mensaje entre 250 mil mujeres.

Puso como ejemplo también, la puesta en funcionamiento de la Casa de la Libertad o Casa de Refugio para mujeres agredidas y cuya vida corre riesgo debido a que sus agresores pueden volver a atentar contra su integridad.

Si los medios cambiasen el discurso sobre las mujeres no habría violencia de género” 2012

Si los medios cambiasen el discurso sobre las mujeres no habría violencia de género”

Pilar López Díez, periodista y experta en el tema, analiza el tratamiento del caso Bretón -el padre que asesinó a sus dos hijos, Ruth y José- en los medios de comunicación. En esta larga entrevista también aborda el papel del periodismo en la prevención de la violencia y los mitos de la cultura popular que reproducen la subordinación de las mujeres.

 

Patricia Reguero Ríos — Feminicidio.net — 12/09/2012

España, Madrid – “Faltan artículos de opinión que cambien 180 grados el análisis de los hechos de violencia de género -no nos contentamos con que se diga que asesinó por venganza y despecho- y faltan artículos de opinión sobre la necesidad de asegurar la libertad de las mujeres en cualquier relación en la que se encuentren”. Así resume Pilar López Díez sus ideas después de casi dos horas de entrevista. Es Licenciada en Periodismo, Doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y autora de Los medios y la representación de género: Algunas propuestas para avanzar, La violencia contra las mujeres desde la perspectiva de género en el programa Tolerancia Cero de Radio 5 y Representación de la violencia de género en los informativos de TVE 2006, entre otros informes. Considera que en España hubo avances tangibles en el tratamiento informativo de la violencia de género gracias al trabajo de los movimientos de mujeres. Hablamos con ella del caso Bretón.

– ¿Considera que la confirmación de que los niños Ruth y José fueran asesinados por su padre puso en evidencia que todavía existe socialmente una naturalización de la violencia de género?

– Claramente, sí. Muchísimos actos de violencia que se cometen contra las mujeres -muchísimos, no todos-, son por las posiciones del patriarcado, por lo que se le ha permitido a los hombres hacer a las mujeres. ¿Se les ha permitido? ¿En pasado? No: se les permite. En presente.

– ¿Ha encontrado en los grandes medios explicaciones del caso Bretón como un crimen de violencia de género?

– He analizado alrededor de cien artículos sobre el tema y se puede decir que hay tratamientos muy distintos. Por ejemplo, en La Vanguardia del 27 de agosto del 2012 leemos: “El tesón de una madre da un vuelco a la investigación”. Reconoce lo que todo el mundo sabe que Etxeberria (el perito forense externo quien demostró que los huesos eran de dos niños) había sido contratado por la familia materna. En cambio, El País del día 30, en la página 4 del suplemento del domingo dice: “Una casualidad cambió el rumbo de los acontecimientos con la intervención de dos paleontólogos a mediados de agosto”. Aunque el reportaje firmado por Luis Gómez y Manuel J. Albert termina bastante bien, los periodistas afirman que es “una casualidad” lo que ha hecho dar un vuelco a la investigación: no reconocen los méritos de las mujeres, en este caso de una madre que pide dos informes más.

– Si los medios de comunicación cambiasen el discurso sobre las mujeres y respetasen a las mujeres y a lo femenino de la misma forma que respetan a los hombres y a lo masculino, y si, además, la educación fuera igualitaria, no habría violencia de género. Con actuaciones de este tipo se fortalecen las ideas de la supremacía masculina, que son, precisamente, las que a un hombre mediocre, como Bretón, les dan alas para imponerse cueste lo que cueste y mate a sus hijos.

LOS MEDIOS NO SON PLURALES: EXCLUYEN LAS IDEAS FEMINISTAS

– Entre los artículos claramente posicionados está el de Miguel LorentePaternidad Criminal, un experto en la materia. ¿Hay resistencias en los medios a analizar la información desde una perspectiva de género?

– Sí, no está presente un análisis feminista que dé claves a la audiencia sobre por qué se producen estos asesinatos. El principal objetivo de los medios es formar, informar y entretener, y, como dicen los estatutos de la BBC, por este orden. Aquí niegan totalmente que los medios de comunicación tengan que formar. Y, ¿qué son las televisiones privadas? Son concesiones administrativas: unos individuos que ganan mucho dinero porque el Estado les ha cedido unos derechos de explotación. Por tanto, al Estado le podemos demandar que exija a los medios de comunicación, por lo menos, que sean plurales. Y no son plurales porque excluyen a quienes tienen ideas feministas.

– ¿Cree que ese ocultamiento de la perspectiva de género se hace de forma consciente?

– Totalmente. Si estuviese hablando hace quince años, diría que no. Por ejemplo, desde el año 2002, y hace diez años de esto, RTVE publicó un decálogo sobre violencia contra las mujeres en los medios de comunicación, con un artículo que firmo, donde se recoge que se pueden hacer dos formas de periodismo: un periodismo plural, respetuoso con todas las personas, y uno cargando las culpas, como hace la sociedad patriarcal, siempre sobre las mujeres.

– Una de las impresiones es que en el tratamiento de la violencia de género de mujeres maltratadas por su parejas o exparejas ha habido un cambio muy grande, pero no así en otro tipo de violencia de género, como los feminicidios vinculados o los feminicidios por prostitución. ¿Se ha quedado corto el trabajo de sensibilización?

– Los grandes cambios sociales son progresivos: hace veinte años, ninguna feminista de España hubiera pensado que la portada de un periódico de ámbito nacional publicaría a cuatro columnas el asesinato de una mujer a manos de su marido. Y, sin embargo, haciendo hemeroteca compruebas que más de un periódico lo ha hecho y más de un telediario ha abierto con un caso de violencia de género. Lo que ocurre es que los medios avanzan poco a poco; mucho más lentamente que la sociedad. Hoy creo que ya no es posible dar marcha atrás y callarse los casos de violencia en relaciones de pareja, sobre todo porque estos hechos están consolidados en las rutinas productivas de los medios. Sin embargo, tienes razón cuando echas en falta que se informe sobre los feminicidios de relación (recuerdo un caso, aquel en que un asesino, en Mallorca, en 2005, mató a una mujer porque esta trató de defender a una mujer discapacitada).

– Los medios de comunicación deberían dar un paso adelante, asumir un mayor compromiso categorizando como violencia de género también cuando un prostituidor mata a una prostituta (como sabemos que pasa). Y no hay que olvidar que es una deficiencia de la Ley contra la Violencia de Género que no contempla el asesinato de una prostituta como violencia de género ni el de una estudiante que se niega a pasar los apuntes a un compañero, quien termina asesinándola (este hecho pasó hace unos años en la universidad SEK, en Segovia). Ni, por supuesto, los casos de los niños Ruth y José.

– A raíz del caso Bretón se han visto reportajes sobre padres y madres que asesinan a sus hijos. Pero: ¿matan los padres a sus hijos por las mismas razones que lo hacen las madres?

– Lo que hay que hacer es tratar por todos los medios de que la gente que hace la información tenga formación. Los periodistas que dicen que es lo mismo un asesinato de un hijo o hija cometido por un padre que uno cometido por una madre, lo único que tienen que preguntarse es algo que siempre dice Lorente: cuál es la intencionalidad del padre y cuál la de la madre. Son distintas. La intencionalidad de Bretón es someter, hacer cambiar de opinión a la madre para que siga con él, ni siquiera es hacer daño. Bretón asesina a su hija y a su hijo para decir: “tú vas a seguir toda tu vida controlada por mí; toda tu vida te vas a acordar de mí”. La intencionalidad en las mujeres no tiene nada que ver. Una mujer no mata para controlar y someter al marido; en los casos excepcionales de mujeres parricidas la intencionalidad se ha visto que puede ser evitar el sufrimiento de los niños en manos de un padre como Bretón.

LOS MITOS QUE REPRODUCEN LA SUBORDINACIÓN DE LAS MUJERES

– Uno de los mitos de la violencia de género es el que se considera que el maltratador puede ser un buen padre. Otro mito que menciona en su libro ‘Deporte, mujeres y medios de comunicación’es el de la supuesta rivalidad entre mujeres. ¿Qué otros mitos difundidos por los medios sirven de cimiento al patriarcado?

– La vida de las mujeres en esta sociedad está asentada sobre mitos. Las mujeres basan su felicidad en mitos: encontraré (porque todas lo creen así) a un hombre que me querrá, que me apoyará, con el que tendré hijos que él querrá…Y estas ideas, a fuerza de ser repetidas y repetidas, anidan en las mentes de las mujeres menos avisadas. Porque lo que es cierto es que las mujeres no están avisadas. Ruth no estaba avisada. Es hoy cuando les dice a sus hijos, Ruth y José, que no tuvieron padre; porque hoy sabe que él los asesinó. Las masas, las mujeres normales y corrientes no están avisadas, que para mí es un término que deberíamos utilizar muchísimo más: hay que avisar a las mujeres de con quién se relacionan.

– La cultura popular y también los medios de comunicación, especialmente los audiovisuales, presionan a las mujeres para que encuentren un hombre que supuestamente las quiera. Es decir, las mujeres, las chicas jóvenes deberían estar avisadas de que pueden encontrarse con maltratadores, aupados sobre la base de una masculinidad prepotente y misógina, que son las características de la personalidad de los maltratadores, que son individuos que piensan en él, en él y solamente en él. Hay que avisar a las chicas jóvenes y a las mujeres que tienen conciencia de hembra, es decir, que conciben su proyecto de vida en función de dar y preservar la vida, nutrir y apoyar, que por su bien y el de sus hijas e hijos, tienen que estar alertas. Y esto solo se puede hacer masivamente, desde los medios de comunicación.

– ¿Y desde las instituciones?

– No podemos pedir a las niñas de 13 años, cuando empiezan a tontear con niños, que vayan a la biblioteca a leer un libro de teoría feminista para ver qué se esconde detrás del amor romántico…Ni a una mujer de 25 años, ni de 30 ni de 50. El papel de avisar, es decir, de formar a la ciudadanía, corresponde a los medios de comunicación. Las instituciones tienen para mí otro papel que es fundamental, y ahí tenemos que hablar del Consejo Audiovisual Estatal, de un consejo independiente audiovisual, que tenga como misión enfrentarse a los intereses económicos de los medios de comunicación y construir otros contenidos que ayuden a las personas a ser más libres.

– ¿Qué está pasando en RTVE (la televisión pública)? ¿Hay censura con el gobierno actual del Partido Popular?

– Si hiciésemos un análisis de los informativos de antes y otros de los de 15 días después del cambio de responsables de informativos, veríamos que han habido cambios en los contenidos: ahora hay muchos más sucesos (cuidado, la violencia masculina contra las mujeres, no es un suceso). Censura ha habido siempre y yo confío en que pese a ello se sigan haciendo algunas cosas bien, como es seguir manteniendo la presión contra los maltratadores, informando y haciendo debates interesantes, plurales, que avisen a las mujeres.

– He estado toda la vida preocupada con los contenidos de la televisión, tanto pública como privada, pero especialmente la pública, por su función de servicio público. Confío en que la profesión periodística se siga formando en igualdad y, así, mejoren los contenidos. Creo en el cambio de conciencia de la profesión periodística sobre la base de conocimiento.

Prevalece impunidad por feminicidio en Guatemala.2012

CIMAC – Yancuic – 20/09/2012

Guatemala – El Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM) reportó hoy que sólo 52 de las 660 muertes violentas de mujeres ocurridas durante 2011 no se pueden calificar plenamente como femicidio/feminicidio.

La investigadora del GGM, Victoria Chaquín, explicó que en la tercera parte de esos casos se demostró saña contra la víctima, clara demostración de misoginia, y en 31 hubo evidencia de violencia sexual.

En el estudio “Muertes violentas de mujeres y femicidios en Guatemala 2011” se demuestra que la tasa de homicidios de género en este país centroamericano (por 100 mil habitantes mujeres) fue de 8.7 a nivel nacional, lo que significa que alrededor de 55 mujeres fallecen de forma violenta cada mes.

Después de hacer una triangulación de datos de la Policía Nacional Civil, del instituto forense y de medios escritos, GGM dio a conocer que en Guatemala 660 mujeres fallecieron el año pasado de forma violenta.

Con respecto a la administración de la justicia, la investigación referida constató que los niveles de impunidad siguen siendo muy elevados: de casi 20 mil denuncias ingresadas a juzgados y tribunales ordinarios, únicamente 366 sentencias (1.88 por ciento) fueron emitidas.

En Guatemala, en 2008, se aprobó la Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia, y con base en este ordenamiento, de 134 delitos de femicidio/feminicidio (muerte violenta de una mujer ocasionada en ejercicio de poder de género contra ella) se dieron 41 sentencias (33 por ciento), lo que representó un avance en la tipificación del crimen y en la agilización de los procesos judiciales.

En el análisis elaborado por un equipo de sociólogas y una abogada se considera que la mayoría de los medios de comunicación guatemaltecos “invisibiliza” las causas de la violencia contra las mujeres, que a decir del estudio es “producto de las relaciones desiguales de poder entre mujeres y hombres”.

La doctora en Sociología Victoria Chaquín criticó la falta de receptividad en la sociedad para comprender la violencia de género en Guatemala.

En este país centroamericano, de las 660 muertes violentas de mujeres ocurridas en 2011, 70 fueron provocadas con arma de fuego, 57 por ciento ocurrieron en vías públicas y espacios abiertos, mientras que el 15 por ciento sucedieron en el interior de domicilios.

Al tratar de esclarecer el porcentaje exacto de los delitos de femicidio/feminicidio, el GGM concluyó que el 41 por ciento se ajusta plenamente a la definición del crimen, mientras que en la mitad de los casos existen sospechas por la falta de indicios.

Sólo ocho por ciento de los casos quedaron descartados, ya que se trataron de muertes por suicidio, accidente o fue cometida por alguna mujer.

Sin datos ni eficacia contra los femicidios. Argentina. 2012

Por SANDRA CESILINI

No hay una explicación unívoca para el femicidio, aunque sí hay sociedades donde se genera el huevo de la serpiente y sociedades donde se lo trata de eliminar de raíz. La realidad es reiterativa como lo es la banalidad del mal, y cuando se instaura como normal el asesinato a mujeres es difícil desactivar sus disparadores , pero no imposible. Revisando números fríos vemos que en España se registran cuatro femicidios por cada millón de mujeres , habiendo partido de nueve en 2000.

En Argentina son catorce . Además, estas cifras del terror podrían incrementarse de acuerdo con cómo se haga la medición; por ejemplo, si se incorporan muertes violentas cometidas por desconocidos contra mujeres y hombres, pero que incluyen problemáticas específicas contra las mujeres como la violación.

En cada país se mide el femicidio de manera distinta , por lo que los datos no son estrictamente comparables. En general se desglosa por femicidios generales, íntimos y no íntimos, a fin de desentrañar el rol de parejas, ex parejas y parientes en el asesinato de mujeres.

Naciones Unidas ha visto la debilidad e inexistencia de los registros administrativos sobre violencia como un obstáculo para entender cabalmente los fenómenos e incidir en las políticas públicas, ya que sabiendo quiénes perpetran el crimen es más sencillo intervenir.

Las estadísticas basadas en registros administrativos provenientes de la policía, las instancias judiciales y los sistemas de salud permiten identificar al universo total, pero existen problemas en los procesos de recolección de datos por superposición y parcialidad de las instituciones de control, falta de preparación y/o prejuicios de los servicios públicos que no identifican adecuadamente los casos que llegan a su conocimiento.

Este incremento en Argentina (un 22 % en números absolutos desde el 2009 al 2011 medidos por La Casa del Encuentro; basándose en información de los medios, fueron respectivamente 231, 260 y 282) marca que la tendencia no baja durante el primer semestre de 2012 . Sin embargo, al no tener series históricas construidas de manera equivalente no sabemos si ha habido o no un cambio social respecto al crimen, o bien si lo que ha sucedido es que se ha hecho más visible el fenómeno . Lo que sí sabemos es que ha habido un cambio del rol de las mujeres , especialmente a partir de la democratización del país y que éste es visible para sus parejas y familiares, siendo las mujeres, especialmente las jóvenes, menos tolerantes a aceptar situaciones de sumisión y violencia doméstica y por ello más expuestas . Sin embargo, este cambio al interior del hogar no parecería acompañado por el rol de jueces, defensores y fiscales, generando un explosivo cóctel en el que las mujeres se revelan a prácticas patriarcales y el sistema judicial las observa con ojos decrépitos de siglos pasados dejándolas inermes frente a los violentos.